Pues yo lo veo así

¿Qué pasa con el Papa Francisco?

¿En qué se fundamentan las críticas duras, mordaces, (injustas) dirigidas al Papa Francisco?

En qué se fundamentan las críticas duras, mordaces, (injustas) dirigidas al Papa Francisco? Mucho tengo que remontarme en mi experiencia vital para escuchar descalificaciones similares a altas dignidades eclesiásticas por parte de la derecha de este país. Recuerdo las amenazas dirigidas al Cardenal Tarancón ("Tarancón al paredón"); o también a otros movimientos surgidos en el seno de la Iglesia, como los propugnados por Casaldáliga y la teología de la liberación, críticas/amenazas a las que no fueron ajenos determinados sectores de la misma Iglesia. En nebulosa tengo las duras críticas al Cardenal Montini cuando, antes de ser Pablo VI, intercedió en favor de los condenados a muerte por el franquismo. Y también en nebulosa recuerdo la reacción desmesurada que se produjo cuando fue elegido Papa. Pero esos recuerdos empequeñecen al leer los insultos recibidos por Francisco al hacerse públicas algunas de las reivindicaciones hechas por él. Me temo muy mucho que la mayoría de los que así lo han denostado solo se han basado en propuestas hechas por el Pontífice (con las que estoy esencialmente de acuerdo, dicho sea de paso) e ignoran por completo el corpus doctrinal en las que se apoyan y por tanto se basan de modo exclusivo en prejuicios ideológicos y en los más burdos intereses. ¿Se han tomado estos señores la molestia de leer la encíclica Fratelli Tutti? En ella las críticas al neoliberalismo y a sus consecuencias son más que manifiestas, y están en consonancia con las últimas declaraciones de Bergoglio. Veo a estos críticos añorar anteriores actitudes de la jerarquía que defendió a ultranza a la dictadura franquista, una sumisión ejemplificada en las famosas entradas de Franco bajo palio en las catedrales. La mayoría de la jerarquía coincidía en la defensa de los intereses de las clases dominantes; y los que ahora atacan al Papa parecen considerarse los herederos de aquellas clases y no parecen entender que el máximo exponente de la Iglesia, de aquella Iglesia en la que se apoyaron y a la que defendieron, exponga posiciones que atentan lo que ellos consideran sus "ideales" y sobre todo sus intereses. Voy a utilizar un lenguaje que le sonará a algunos de modo disonante, pero es un ejemplo de libro de la lucha de clases. Y puede que el lenguaje sea arcaico, pero más arcaico aún es el recurso a determinadas instancias ideológicas para mantenerse en su estatus.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios