Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

¿Por qué pasó?

Susana Díaz no supo ver las alarmas que se encendían en toda Andalucía por el deterioro de la salud y la educación

Mario Vargas Llosa necesitó casi 750 páginas en su monumental Conversación en la Catedral para tratar de averiguar cuándo se jodió el Perú, pregunta con la que se inicia una de las cumbres de la narrativa en español del siglo XX. A escala mucho más doméstica Juan Manuel Marqués Perales emplea poco más de 170 en responder, un inteligente libro que acaba de publicar, a la pregunta de cuándo se jodió el PSOE en Andalucía y cuáles fueron las circunstancias que lo llevaron a ser desalojado del poder casi cuarenta años después de instalarse en él. No arriesgo mucho si afirmo que Marqués, al que ustedes tienen la oportunidad de seguir a diario en este periódico, es en estos momentos y desde hace ya un buen puñado de años el periodista que mejor conoce los entresijos de la política andaluza y que con más sagacidad es capaz de desmenuzar datos y claves. Era por eso la persona indicada para escribir El cambio andaluz. Cómo perdió el poder el PSOE de Susana Díaz (Almuzara). En un ameno relato, que mezcla los dos géneros periodísticos más esclarecedores y también más difíciles, la crónica y el análisis, Juanma Marqués desgrana los acontecimientos que llevaron a los socialistas al desastre del pasado 2 de diciembre y que catapultaron al poder a un Juanma Moreno con el que nadie, salvo él mismo, contaba. Y ese nadie incluye a su propio partido.

Por el libro desfila la fallida sustitución de Chaves por Griñán, un alto funcionario que había sido ministro de Felipe González y que estaba muy alejado de la cultura interna y de los equilibrios del socialismo andaluz, el asalto al poder de una generación de líderes formado en las Juventudes y sin otra dedicación profesional en la vida que la política -representada por Susana Díaz, Mario Jiménez y Rafael Velasco- o la respuesta errática que se dio al desafío político que lanzó el PP con el caso de los ERE. Pero hay dos circunstancias que el autor subraya y que creo que conviene resaltar porque explican mucho de lo que pasó: en primer lugar, el error de Susana Díaz al no querer ver las luces de alarma que se encendían en toda Andalucía por el deterioro de los servicios públicos, educación y sanidad, como consecuencia de la crisis y, también fundamental, la actuación de la juez Mercedes Alaya, que se llevó por delante media historia del PSOE andaluz y a los que habían sido los principales responsables de sus gobiernos.

La lectura de El cambio andaluz será esclarecedora para todos, pero sobre todo para muchos socialistas que todavía se están preguntando que cuándo se jodió su Perú.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios