Opinión

En peligro de extinción

El PP no ha querido arrimar el hombro para intentar frenar la agonía de muchos de nuestros municipios

Benitagla, Chercos o Alcudia de Monteagud son algunos de los 51 municipios que hoy se encuentran en Almería en peligro de extinción. El fenómeno de la despoblación es ya una realidad en nuestra provincia, con niveles alarmantes en el medio rural. Los almerienses cada vez optan más por zonas de costa o grandes poblaciones debido a la falta de oferta laboral o de servicios en estos municipios de interior. Y es que ya no podemos concebir nuestra forma de vida, por ejemplo, sin conexión ADSL. Esta cuestión no repercute tan solo la incipiente despoblación de los municipios, también conlleva una pérdida cultural, ambiental e incluso social en la medida que se pierden oficios, tradiciones, costumbres y se abandona el entorno natural.

Con la vista puesta en este problema, los socialistas hemos propuesto en la Diputación Provincial de Almería la creación de un observatorio de la despoblación, donde técnicos expertos analicen esta problemática y propongan medidas y métodos de actuación. Esta, junto a otras reivindicaciones, ha sido rechazada por el PP, que no ha querido arrimar el hombro para intentar conseguir frenar la agonía de muchos de nuestros municipios.

De este modo, el Partido Popular ha vuelto a quedar retratado. Su interés, como podemos comprobar, se centra solo en los grandes municipios mientras que los pequeños están abandonados a su suerte. Sin políticas en materia de servicios, de desarrollo rural o turismo, por parte de la Diputación, es muy difícil que puedan salir adelante. Acabar con la despoblación está en sus manos y en las de Mariano Rajoy que, por su parte, debe aumentar el presupuesto destinado a este tipo de actividades que garanticen el desarrollo sostenible del medio rural. La despoblación en la provincia se traduce en un deterioro de las pequeñas poblaciones y una pérdida recursos naturales, de patrimonio cultural, económico y social. Por tanto, no podemos taparnos los ojos, tal y como está haciendo el Partido Popular en Almería. La mitad de los pueblos almerienses van camino de la desaparición. La falta de actividad económica y, por tanto, de oferta laboral es el principal obstáculo que hay que salvar. Por ello, desde el PSOE estamos dispuestos a seguir trabajando en políticas que fomenten el desarrollo de estos municipios de interior con el fin de que puedan renacer.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios