No hay nada como ser alcalde, de una capital o del pueblo más pequeño, para lograr el apoyo de tu partido. Las posibilidades de que te muevan el asiento son remotas, aunque puede suceder. Lo normal es que se te tenga en cuenta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios