Tabula Rasa

El poder en un puño

Y el poder en un puño es sólo la excusa para mostrar esa expresión facial, deformada, que llamamos sonrisa

En muchas ocasiones nos asalta la duda si es verdad que la intimidad con la que nos relacionamos con los seres humanos es quien nos habilita a entender el carácter último del hombre. Parece que no hemos aprendido nada. Nos dotan de las estructuras, del conocimiento más absoluto y, sin embargo, cuando llega el momento más esperado, nos flaquean las piernas. No sabemos cuáles son los territorios y nuestros límites más íntimos. Incluso los sueños más bellos del mundo pueden ser destruidos por algo tan visceral como la ambición. Esa íntima pulsión de los hombres capaz de destruir y devastar cualquier atisbo de belleza en la humanidad. No nos conocemos lo bastante y si lo hacemos es porque proyectamos una imagen deformada y desfigurada de nosotros. Llegados a ese caso, muy probablemente -cuando lo que se dice, no casa con lo que se hace- siempre cae por su propio peso. No se puede mantener un imperio a golpe de mentiras.

La obstinación es una de esas debilidades del hombre. Esa ceguera que no deja ver a nadie. Esa energía psíquica profunda que emplaza el comportamiento de los seres hacia un fin y que al conseguirlo se libera. Una motivación capaz de aferrarnos a cualquier recuerdo o a cualquier esperanza para seguir alimentando nuestras ansias, nuestra codicia. Algunos se escudan en buscar motivos justos, otros simplemente argumentan lo que los demás quieren oír.

Pero al final, todos sabemos que es el apetito insaciable del ser el que mueve el mundo. Lo arrastra. Lo voltea. Lo empuja. Lo vomita. Y así, cada giro que da sobre su eje sólo depende del afán de algunos por moverlo, por guiar claramente el movimiento elíptico del mundo. Que no es otro que volver a empezar. Volver a tropezar con la piedra una y otra vez, en una obstinada tarea hacia la destrucción.

Y es que el ser humano no puede traicionar su propia naturaleza, aunque lo argumente con unos valores nobles, llenos de ética -fáciles, incluso, al salto de lágrima sobre la mejilla roja-. Sabe que en el fondo, su única tabla de salvación, es aceptarse a sí mismo. Creando, si hace falta, un universo a su alrededor que lo justifique. Que lo legitime. Y el poder en un puño es sólo la excusa para mostrar esa expresión facial, deformada y desfigurada, que llamamos sonrisa. El acto inequívoco donde reconocemos que alguna vez hemos empleado la mayor crueldad del mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios