Qué puñetas nos pasa

Nunca antes tuvimos tantas mujeres tan preparadas ... para construir una sociedad plural, eficiente y sostenible

Inspirándome en Machado diré que: « Mi infancia son recuerdos de "la Plaza Pavía y el Reducto" ...//... mi juventud, "unos años a los piés de la Alhambra" / mi historia, algunos casos que recordar no quiero. ...//... ya conocéis mi torpe aliño indumentario, más recibí la flecha que me asignó Cupido, ...//... Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, ...//... y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, ...//... Converso con el hombre que siempre va conmigo / quien habla solo espera hablar a Dios un día;...». Por eso, todos los días, cuando me despierto, ¡que no es poco!, doy gracias por ello, y a renglón seguido, pienso en cómo puedo beberme el día sin que se me indigeste. Quizás por mor de mi inconsciencia, escucho un poco la radio y ojeo este diario, y listo. Pero a pesar de mi autocensura, es muy raro el día que no me tropiezo una puñetera, mala y maldita noticia de violencia ¿...? que en realidad ni sé cómo calificarla, ni siquiera sé si debo hacerlo. Lo único que sé es que frecuentemente aparecen sustantivos tales como: mujer, hombre, familia, cónyuge, madre, padre, hijo, así como adjetivos relacionados con dichos sustantivos. Y siempre ambos relacionados con familia, hogar y pareja, y eso me pone "el corazón en un puño".

Pero ante esa espesura, me he encontrado con el blog de Nuria Chinchilla, Profesora del IESE Business School, que afirma: "creo que todos los medios son pocos para llegar a aportar un poco de oxígeno a la empresa, la familia y la sociedad". Más adelante dice: "Y es que, mientras que presumimos de un intenso progreso económico y social, estamos descuidando la familia, la célula insustituible para construir sociedades sanas y fuertes". En un artículo publicado en El Mundo el año pasado, afirmaba: "En España, el avance de la mujer ... en el mundo laboral ha sido ... espectacular. Pero al entrar en un mundo pensado por hombres y para hombres del siglo anterior, algunas han mimetizado al varón de entonces y han olvidado su feminidad, .... Necesitamos mujeres femeninas con éxito ... en sus trayectorias vitales (profesionales, familiares, personales) que puedan ser referente de las que van llegando, ... . Nunca antes tuvimos tantas mujeres tan preparadas ... para construir una sociedad plural, eficiente, sostenible, feliz y en femenino. Mano a mano con los hombres, ¡por supuesto!". O sea: mujeres trabajando y viviendo el amor con su pareja e hijos, en familia, y con ilusión por el futuro. ¡Vamos a ello!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios