Opinión

Carmen Rábago

Todo menos responder

Pero lo más curioso es que las personas que así proceden, tienen toda una "corte de palmeros"

Cuando formulamos alguna pregunta, bien sea de forma oral o escrita, pregunta que puede ir acompañada, tanto de la descripción de los hechos, como de las circunstancias, acciones y omisiones, que consideremos hayan coadyuvado a un resultado no deseado, esperamos una respuesta similar.

Por similar me refiero a una descripción de esos mismos hechos y circunstancias desde otro punto de vista; una justificación de las acciones y omisiones en pro del objetivo perseguido, e incluso la exposición de un juicio de valor que apoye o justifique el resultado obtenido según esa otra forma de ver las cosas.

Lo que no cabe ni se espera es que, obviando todo lo anterior, nuestro interlocutor se salte tanto el fondo, como la forma de argumentar la respuesta y pase directamente al insulto, a la descalificación personal o a ayudarse, sin venir al caso, de toda una serie de hechos falsos, inventados o tergiversados que, acompañados de un lenguaje cargado de hostilidad, agresividad e incluso chabacanería, sólo tiene como objetivo herir, cuestionar y desprestigiar al adversario.

Herir y descalificar al que formuló la pregunta pero en ningún caso contestarla.

Y no contestan a una pregunta y a las circunstancias que rodearon la cuestión en particular, sencillamente porque, aunque lo enmascaren con un enorme ruido, esos hechos y esas circunstancias son más que ciertos, careciendo, en consecuencia, de la mínima argumentación con la que responder y poder desmontar la versión de su interlocutor.

Pero lo más curioso es que las personas que así proceden, tienen toda una "corte de palmeros" que, aunque puedan pensar de forma muy diversa a la "del macho o a la hembra alfa", jamás se atreverán, ni por acción ni por omisión, a contradecirlos, porque, conociendo "como se las gastan", saben que serían objeto de los mismos insultos, descalificaciones, ostracismo y "muerte familiar, civil o laboral" que imponen a sus adversarios.

….Y así nos va…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios