No todo vale

Impidamos que todo valga por ganar al partido rival y exijamos responsabilidad

Como dijo Voltaire, "el hombre se precipita en el error con más rapidez que los ríos corren hacia el mar", y es esa velocidad la que hace de soportar nuestros errores una de las servidumbres de los seres humanos más intensas, y de la capacidad para aprender de ellos una de nuestras mejores herramientas para avanzar. Pero, aunque errar sea tan humano como inevitable, lo que si podemos impedir es que esa servidumbre pese más de lo que deba y sature lo que más nos conviene que vaya ligero de errores, como es el caso de la Política: No consentir que la insolencia se cuele como un humano error. Y un perfecto caso de insolencia se acaba de hacer visible gracias a que hemos acogido la nueva Cumbre del Clima y el alcalde de Madrid, José Luis Mártinez-Almeída, quien hizo de demonizar el proyecto anticontaminación de la ciudad de Madrid, conocido como "Madrid Central", el eje de su campaña electoral, y de su promesa de desmantelarlo su compromiso estrella, se ha visto como anfitrión de los mayores expertos en cambio climático del mundo y de los 176 líderes que vienen a ratificar el acuerdo para la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero que firmaron en 2016. Y es que, ante tal situación, Martínez-Almeida ya no ha sido capaz de decir lo que les ha dicho a los madrileños desde que necesitó ganar a Manuela Carmena, que "Madrid Central" no era ni necesario, ni acertado ni beneficioso; ni que, en cuanto logró la alcaldía, intentó establecer una moratoria al sistema de multas en él previsto, pero que no pudo hacerlo por una decisión judicial, y que comenzó a despeatonalizar calles peatonalizadas por este proyecto celebrándolo, vía Twitter, con mensajes como este: "Arranca la reversión de la Calle Galileo. ¡Enhorabuena a todos los vecinos por haber conseguido vuestro objetivo!. Sois un ejemplo de dignidad democrática"; sino que, regalándonos una clase magistral de cinismo, ha dicho que ""Madrid Central" funciona" y que su gobierno es "el único que lo ha hecho aplicar integramente". Así que, gracias a la falta de valentía de su alcalde para ser, siquiera, coherente con sus actos, los madrileños han descubierto que lo que había detrás de su comportamiento respecto de "Madrid Central" no era un convencimiento basado en un error de diagnóstico sobre su necesidad, acierto o eficacia, sino un absoluto descaro y una tremenda deslealtad hacia ellos y su bienestar, pues, salvo que se nos presenten mas motivos, lo que ha hecho que el criterio de este político cambie ha sido, únicamente, el hecho de que el público al que, como anfitrión de esta Cumbre, se estaba dirigiendo es un público al que sí respeta.Impidamos que todo valga por ganar al partido rival y exijamos responsabilidad porque, como otro clásico dijo, "un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo". (Sófocles)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios