Otra vida

Pero en Berlín había mucho más. Había una tristeza que se exhalaba en cada nota y en cada canción

Voy buscando tu sombra como el que busca la carne fresca. Tu nueva bio-grafía, Lou, la nueva biografía de Lou Reed, flamante y omnipotente. Busco pero no encuentro, no encuentro nada. Buscando vicious, heroin, Berlín, no las encuentro. Porque quiero encontrar oscuridades, detalles, ruinas, fraca-sos, abismos y excesos y encuentro la biografía ad hoc que pasa rozando suavemente todos los temas abruptos. La biografía limpita, bien editada co-mo lavativa que purga todos los males del hombre con cara de serpiente. Me centro en Berlín. Los amantes de Lou Reed cantan na, na, na, nana, na y evocan Transformer, ya sabes, Walk on the wild side (si no sabes de lo que estoy hablando copia y pega en youtube, pega, copia, móvil, wifi, netflix, no libro, no disco ah es esa de na, na, na, nana, na na) y olvidan Berlín. Una vida, la biografía de referencia en este informe, es otra vida, otra vida más. Confieso, he leído solo las partes donde podría encontrar lo más escabroso y no encuentro nada. Leeré, prometo, como prometo leer todos los libros que tengo y luego no leo casi ninguno o muy pocos, los que enganchan, los que tiran. Pero esta biografía canónica no pasa el filtro. Me centro en Berlín, sí, Berlín, ese disco que hizo después del famoso na, na, na, nana, na na (lo has reconocido ya, nene, lo conocías, te suena, sí, ese es Lou Reed, era, Lou Reed). Pero en Berlín había mucho más. Había una tristeza que se exhalaba en cada nota y en cada canción. Por qué después de hacer el disco más exi-toso y comercial, se hace el disco más triste y deprimente. Porque Lou Reed no era un triunfito previsible. Volvamos a la biografía, datos, alusiones a su adicción a la heroína, como el que dice, sí, tenía problemas y los superó. Punto. No hablemos más del tema. Su relación con una transformer (bueno, una, un transexual, del que fue, de la que fue, pareja durante un tiempo). Sobre la discusión en un restaurante con David Bowie también pasa rozan-do, como el que no quiere meterse en problemas. Hubo bronca y gorda y este tío dice que le dijo algo y ya está. En resumen, esta biografía es perfecta para vosotros que amáis a Lou Reed, queréis conocer su vida y no os intere-san ninguna de sus miserias. La biografía pura, redonda, completa, de un héroe que ya no necesita publicidad y que no puede defenderse ni controlar las páginas. Dulcifica, abrillanta, limpia, fija y da esplendor a las cloacas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios