El buzón

Había en los buzones una diferenciación de trayectorias, seguramente justificada en razones funcionales: una de las ranuras dirigían las cartas a Madrid y la otra "a provincias".