La pobreza

No es moral, ni cristiano, ni simplemente humano callarse ante el sufrimiento de más de 150.000 familias con hambre, especialmente sus hijos en este país.