LA ENGAÑIFA FILOETARRA

Estos filoetarras, convertidos en demócratas de toda la vida, han creado una aparente concordia que no es más que un "engaño artificioso con apariencia de utilidad", una "engañifa"

LA ENGAÑIFA FILOETARRA LA ENGAÑIFA FILOETARRA

LA ENGAÑIFA FILOETARRA

En el marco de la guerra de Ifni-Sahara (1957-58), al amanecer del 13 de enero de 1958, la XIII Bandera de La Legión partió de El Aaiún en dirección a Edchera en misión de reconocimiento. En las proximidades de Edchera tomó contacto con fuerzas marroquíes, estableciendo combate que se prolongó durante ese día, retirándose el enemigo al amparo de la noche y dejando sobre el terreno unos 50 cadáveres; las bajas en las filas de la Bandera ascendieron a 37 muertos y 50 heridos. De los caídos, el Brigada Caballero Legionario Francisco Fadrique Castromonte y el Caballero Legionario Juan Maderal Oleaga, fueron recompensados con la máxima condecoración militar en guerra, la Cruz Laureada de San Fernando, siendo estas las últimas laureadas ganadas en el campo de batalla por La Legión. Por eso, en esta fecha conmemorativa del Combate de Edchera, 13 de enero, La Legión rinde homenaje a los caídos en dicho Combate, entre ellos, los citados laureados. El Brigada Fadrique era vallisoletano y el Legionario Maderal Oleaga, vizcaíno (de Erandio). Pero la historia de Maderal Oleaga no terminó en Edchera. En 1968 se inauguró una estatua en su memoria en una céntrica plaza de su ciudad natal, a la que se rotuló con su nombre. ETA quiso boicotear este acto de inauguración con la distribución de octavillas en las que vertían amenazas asegurando que Maderal luchó en la Guerra Civil en el bando "nacional" matando vascos, acusándolo de facineroso cuando apenas contaba 6 años al empezar la guerra. Desde ese día, ETA y su entorno se marcaron como objetivo borrar de la memoria histórica todo cuanto pudiera recordarle.En 1979, el Presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Vizcaya, D. Jose María Maderal Oleaga, hermano del laureado Legionario, fue asesinado por ETA; también había servido en las filas de La Legión.En 1980, la estatua a Juan Maderal Oleaga, de cuerpo entero y tamaño natural, fundida en bronce, de unos ochocientos kilos, fue arrancada de su emplazamiento y arrojada a la ría de Bilbao. Esta estatua fue rescatada de la ría años después, quedando depositada en el acuartelamiento del Regimiento Garellano, de guarnición en Bilbao, hasta que a la disolución del citado Regimiento, fue trasladada a su actual emplazamiento en la Base "Álvarez de Sotomayor". Y hoy, la plaza de Erandio, que fue de Maderal Oleaga, lleva el nombre del líder de Herri Batasuna Santiago Brouard, asesinado por los GAL en 1984. Arrojada la estatua a la ría de Bilbao, cambiado el nombre de la plaza por otro de su ámbito ideológico, y asesinado el hermano, ETA alcanzó el objetivo de borrar de la memoria de Erandio la vida de estos dos bravos gudaris legionarios vizcaínos, los hermanos Maderal Oleaga, que procedían de una familia humilde, no eran personas de relevancia pública, sólo españoles y legionarios. Pero lo ocurrido con la familia Maderal Oleaga no ha sido un caso aislado en la Comunidad Autónoma Vasca durante estos años. Con más del 90 por 100 de las asesinatos cometidos después de la muerte de Franco, de los que una cuarta parte tuvieron lugar sólo entre 1979 y 1980, periodo en que se negoció el Estatuto de Autonomía Vasco y se celebraron elecciones al primer Gobierno Regional, ante esta nueva situación política, ETA se encontró en una encrucijada: transformarse en un partido político, abandonando la lucha armada, o crear un movimiento político y social (Herri Batasuna) y llevar a cabo simultáneamente acciones terroristas con el objetivo de imponer una negociación política con el Gobierno español desde una posición de fuerza, continuando para ello con los asesinatos, la extorsión o el exilio forzado. Al aceptar el nacionalismo conservador el actual marco constitucional y correr el riesgo de quedar aislados social y políticamente de continuar con las acciones terroristas, ETA abandona el objetivo de una "negociación política" con el Gobierno español al margen de las instituciones representativas, y se integra en el juego democrático con la clara ventaja conseguida al eliminar físicamente al adversario no nacionalista y forzar al exilio a los que no ha podido eliminar. Ya no quedan bravos gudaris legionarios que puedan levantar la voz frente a los filoetarras, simplemente porque han sido eliminados por los que ahora son homenajeados públicamente. Estos filoetarras, convertidos en demócratas de toda la vida, han creado una aparente concordia que no es más que un "engaño artificioso con apariencia de utilidad", una "engañifa".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios