Tribuna

Joaquín Revueltas

Profesor

Ilusiones perdidas

Ilusiones perdidas Ilusiones perdidas

Ilusiones perdidas

A YER se celebraba la Lotería del Niño y con ella las esperanzas de muchas personas estaban puestas en un décimo que pueda cambiar sus vidas. El dinero ayuda a vivir mejor, regala nuestros mejores deseos de confort y acomoda nuestra cuenta bancaria. Todo esto es el poder que tiene el dinero en nuestras vidas.

La salud, la felicidad, la paz, la sinceridad, la honradez, la amistad son los grandes pesos pesados que el dinero jamás podrá conseguir. Hemos pasado unas Navidades contagiadas por las luces que para muchas personas son sinónimo de compras y excesos.

En estos duros momentos que estamos pasando la imprudencia y la poca sensatez está jugando con una tercera ola que no queremos que llegue y que desgraciadamente está cada día más cerca debido al egoísmo de los que no piensan en los demás.

Los medios de comunicación anuncian cada día cifras que suben como las burbujas de un champán que no tiene límites, vemos fiestas ilegales con cantidad de personas que disfrutan ajenos al dolor que está viviendo el mundo.

Durante este duro camino muchas personas han perdido esa ilusión que tenemos que tener para seguir caminando por esta vida, a veces dura, pero vida.

Perder la ilusión es perder las ganas de vivir, las ganas de saborear momentos, acariciar sensaciones y querer seguir latiendo raticos de vida.

Conforme uno va creciendo la percepción de las ilusiones van cambiando, en la niñez las ilusiones están vivas, florecen y brotan con cada sensación, con cada momento que la vida nos regala.

Ayer se celebraba el día de los Reyes Magos y muchas personas compraban en tiendas y centros comerciales los mejores regalos, esperando la aceptación y la alegría de los destinatarios.

Las cabalgatas quedaron confinadas por esta COVID 19 que muchos y digo muchos están alimentando con su propia imprudencia y negación ante una realidad que está mirándonos de frente cada segundo.

Compramos regalos, pero, ¿cómo podemos comprar la ilusión de vivir, la ilusión de seguir luchando?

Una llamada, una buena palabra, un gesto de ayuda , son los hilos conductores que son capaces de tejer el mejor traje para colarse en nuestros corazones y comprobar que la ilusión.

se viste de amistad, de empujones necesarios para ayudar al que está a nuestro alrededor a ver estos momentos con otro color diferente.

Los niños viven su mundo con otra óptica diferente al de los adultos, su ingenuidad, inocencia y credulidad consiguen atrapar ilusiones, vencer lo imposible, creyendo en un mundo mejor.

Conforme vamos creciendo, vamos perdiendo ese niño que vive en nuestro interior. No escuchamos su voz, enterramos sus emociones y desterramos para siempre sus salidas.

Nos hacemos mayores y la fantasía se borra de nuestro diccionario interior, ya no creemos en muchas cosas y nos olvidamos que las ilusiones son esas burbujas que siempre tendrían que vivir en nuestro interior.

La poca solidaridad de muchas personas castiga las ilusiones de los demás. No hacer caso de las medidas de seguridad, consigue que volvamos a estar confinados afectando todo esto a la salud, a los cierres de muchos negocios y a castigar y destrozar todas las ilusiones que cada uno de nosotros tenemos para seguir confiando en este año que acaba de comenzar.

Mucha pobreza, mucha tristeza, muchas personas que están viviendo sin sueños, esperan paquetes de ilusiones que cambien y den sentido a sus vidas.

Al mundo le pido que regale sensatez, precaución, espera, lucha y sacrificio para poder curar estas ilusiones que son el mejor regalo que la vida nos puede ofrecer.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios