Tribuna

José María Martínez de Haro

Escritor y periodista

A brasa

Llarena abandonado, el Estado vilipendiado, los españoles humillados y Franco en primera plana de los periódicos del mundo. Y todo por un sillón en la Moncloa, una pensión y un ego patológico

A brasa A brasa

A brasa

Cuando los desafíos de los secesionistas catalanes alcanzaron momentos álgidos en Cataluña y cobraron por la fuerza los hechos la gravedad de un golpe de Estado, tuve ocasión de calificar a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, vago y cobarde. Lo cual reafirmo en este espacio. Allí comenzó la moción de censura contra él y su Gobierno creando un estado de opinión del que después se aprovecharía Pedro Sánchez y sus trabucaires aliados de ocasión y enemigos todos del Estado español y de la España constitucional. Cuando Rajoy, coherente en su vagancia y cobardía abandonó todo vestigio de aplicar las herramientas del Estado frente y contra los separatistas, dejó a los tribunales de justicia, jueces y fiscales la histórica labor de defender la legalidad constitucional y la dignidad e igualdad de los españoles La magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela y el magistrado de Tribunal Supremo Pablo Llarena involuntariamente quedaron ante los españoles como guardianes del Estado de derecho, La Constitución de 1.978 y la democracia española. Por todo ello resulta clamoroso e indignante la cobardía del Líder Mandibular, Pedro Sánchez al dejar abandonado al magistrado Llarena en la demanda del prófugo Puigdemot y otros cuantos delincuentes ante un tribunal provincial de Bélgica . Nos aclara la Ministra de Justicia, Dolores Delgado que el Gobierno solo actuará en defensa de Llarena si la demanda cuestionara el procedimiento penal en marcha contra Puigdemont por el procés. Hacía ya años que no se conocía tamaña vileza. (¡¡Ay, Garzón ¡!, el injustificado odio de Garzón es corrosivo y efectivo hasta erosionar la médula del Estado por persona interpuesta). Y la médula del Estado ha quedado reducida a la Justicia española como poder independiente. Queda de manifiesto el pago de los impuestos por voto prestado de los golpistas catalanes a Pedro Sánchez en la moción de censura. Poco importa la dignidad de la Justicia y del propio Estado si se trata de unos meses más en la Moncloa. Y si acaso el juez belga en su delirio decidiera "inhabilitar" al magistrado Llarena tal proeza sería festejada por el Vicepresidente Iglesias, el zumbado Torra, el bobo Echenique, Baltasar Garzón y el propio Sánchez. Esto de magistrados y fiscales independientes perjudica a la democracia del pueblo y habrá que revisarlo al modo bolivariano. Lo cual que Sánchez trasmuta en Nicolás Maduro día tras día, Dolores Delgado en Cristina Kichner en y Garzón solo trasmuta en Garzón. Fenómenos del calentamiento global que afecta ya a los humanos Dicen los que saben que la similitud de formas y de fondos en este Gobierno sin respaldo de urnas es proporcional al deterioro de la democracia española. Ya estamos más cerca de Venezuela y Cuba, el sueño dorado del Vicepresidente Iglesias y sus adláteres. Los decretos ley son ya el estilo de Sánchez para imponerse a la Constitución y eran también la herramienta del franquismo que por añadido carecía de oposición política. Para sortear la decisión mayoritaria de los españoles en el Senado tratan los partidos totalitarios; PSOE, Podemos, golpistas y pro etarras avanzar un nuevo Decreto- Ley que impida al PP ejercer su mayoría LEGITIMA en el Senado. La Asamblea constituyente de Maduro ya está aquí en España de la mano de Pedro Sánchez anulando la voluntad del pueblo por la otra voluntad de la "gente" en términos podemitas. Otra vez PSOE alzado contra la democracia como en Asturias del 34. Toda esta exhibición de oportunismo y deslealtad trata Pedro Sánchez de encubrirla con un aquelarre necrófilo bajo el faldón del esqueleto de Franco. ¡¡ Venga ya ¡¡. A Sánchez el esqueleto de Franco le importa nada. Su burda maniobra queda al descubierto por la torpeza añadida de otro Decreto Ley que vulnera la Constitución, inventando una urgencia extrema y falsa necesidad como si no supiéramos que Franco lleva allí 43 años sin que haya habido revueltas callejeras para desalojarlo de su tumba. Ni Felipe González ni el Necio Zapatero encontraron razones para airear esos huesos. Una trampa emocional para bobos. En realidad no trata de desenterrar a Franco, él y sus aliados tratan de enterrar la Transición política y la convivencia, yel consenso que la hizo posible con la alternancia de partidos. Pescar algo en aguas revueltas y continuar en sillón monclovita a toda costa. La reconciliación y la concordia no encajan en el proyecto de Podemos, ni de los golpistas catalanes, ni de los pro etarras que marcan día tras día la política de Pedro Sánchez prisionero de su peligrosa ambición. No conviene a ninguno de ellos un país moderno y unido en sus raíces partícipes de su presente y futuro. Oportunismo, cobardía y bastante maniobra traicionera a este descuartizado país y a confiados ciudadanos que imaginaban que el sol salía por occidente. Llarena abandonado, el Estado vilipendiado, los españoles humillados y Franco en primera plana de los periódicos de todo el mundo. Y todo ello por un sillón en la Moncloa, una pensión y un ego patológico. ¡¡ Viva el camarada Maduro¡¡ …por si acaso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios