Tribuna

Juan Castilla

Jubilado y promotor para la economía en África

El culto a la persona

Stalin se convirtió en el nuevo Zar y se convirtió en su oligarquía el Partido depurado de sus soñadores que aspiraban a una Sociedad mas equitativa

El culto a la persona El culto a la persona

El culto a la persona

Es erróneo pensar que ciertos pueblos necesitan constantemente ser dirigidos por un "GUIA"? Yo pienso que pese a algunos hechos históricos sucedidos en diferentes países, estos no acreditan esta opinión, solo han sido momentos puntuales ocurridos que dan esta imagen. Los "Guías" Dictadores potenciales cual fuese su ideología, llegan al Poder cuando existen ciertas condiciones económicas, sociales y culturales que culminan y dan lugar a movimientos violentos organizados por diferentes capas que componen en un momento dado las Sociedades y no olvidemos la función de la propaganda y de las Finanzas. Stalin se benefició de la Revolución de los Bolcheviques que terminó con la oligarquía latifundista que mantenía los pueblos de Rusia en una estructura medieval. El mensaje de los Bolcheviques fue simple, "La tierra para el que la trabaja" y "las empresas para los trabajadores", con Stalin esto fue una gran mentira, el Estado se apropió la tierra, eliminando los Latifundistas, las empresas pasaron a ser propiedad del Estado y no de los trabajadores. Stalin se convirtió en el nuevo Zar y se convirtió en su oligarquía el Partido depurado de sus soñadores que aspiraban a una Sociedad mas equitativa. La nueva Administración se componía de antiguos zaristas y los directores no siempre competentes eran miembros del Partido. Stalin manipuló a un pueblo inculto que tenía gran respeto al Zar y mucho odio a su oligarquía compuesta por la nobleza. Stalin en los programas escolares se reflejó como el salvador de la Patria en peligro, en los campos los trabajadores organizados en Cooperativas, se beneficiaron de actividades culturales que tenían un contenido que presentaba a Stalin como el gran "Guía" en las empresas el retrato de Stalin estaba omnipresente. Stalin acompañó su propaganda mostrando continuamente en los medios de propaganda los grandes trabajos para electrificar el país con centrales hidráulicas. También se edificaron numerosas bibliotecas y salas para la cultura, en las que se resaltaban las obras de autores rusos, en música, teatro, opera, una escuela de Pintura rusa exaltaba los logros de la Revolución y sus héroes estalinistas, se creó un Servicio de Salud Universal. Para el pueblo ruso, que bajo el Zar vivía ignorado, todas las medidas tomadas por Stalin eran maná, un pueblo que en su mayoría era ignorante, que no comprendía los mecanismos de la economía de Estado, era incapaz de comprender que Stalin solo devolvía en bienestar y mejoras una parte ínfima de la riqueza que producían con su trabajo campesinos y trabajadores, la mayor parte del fruto del trabajo de los rusos Stalin lo dedicó a crear industrias tras los Urales, en Bielorrusia y en los limites de Moscu, estas industrias fabricaban tractores, camiones, motores, aviones y estaban concebidas para poder fabricar de inmediato material de guerra, Stalin tenía constantemente un ojo puesto sobre su aliada económica la Alemania de Weimer, Stalin no ignoraba que el Capitalismo Nacionalista de Alemania, sin colonias desde 1918, solo podía expandirse al Este de Europa y la URSS, ya que el África y parte de Asia estaban bajo el control de Francia e Inglaterra, USA detenía en su órbita la antigua América hispana. Todo el aparato de propaganda se puso a disposición de Stalin con el objetivo de crear una figura que uniese a todos los pueblos de URSS, Stalin imbuido de ideas y complejos de superioridad impuso su pensamiento en todos sus discursos, manipulando e invadiendo el cerebro de los rusos con las ideas preconcebidas de Patria, Patriotismo, Defensa de la Revolución y aceptar el sacrificio de entregarse al máximo en trabajar y producir sin limites de tiempo si necesario. El aparato de Propaganda consagró a Stalin ante su pueblo que siempre había sido dirigido en su pensamiento como en su vida por un solo hombre el Zar. "Un Pueblo que no piensa es un Pueblo de ciegos que algún día puede caer en manos de un loco que lo conduzca a una catástrofe" Albert Einstein.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios