Tribuna

jAVIER sORIANO

Coronel en la Reserva

El héroe laujareño de Filipinas

El héroe laujareño de Filipinas El héroe laujareño de Filipinas

El héroe laujareño de Filipinas

El mar de la China Meridional, mar Oriental para los vietnamitas o mar Occidental para los filipinos, es un espacio de relevancia fundamental no sólo para las naciones de su entorno, puesto que es vital para el comercio internacional, ya que casi la mitad del tránsito comercial mundial pasa por este corredor, también la mayor parte del petróleo que consumen los países asiáticos y es muy rica en recursos naturales. En la actualidad, China pretende hacerse con el control del tráfico marítimo de estas aguas, con los beneficios económicos que ello conlleva y la autonomía para explotar su fondo marino. China consolidaría su influencia en Medio Oriente y África, en lo que se denomina "La nueva Ruta de la Seda". Para ello, ha recurrido a la construcción de islas artificiales sobre arrecifes y la ocupación de islas de los archipiélagos Spratly y Paracelso, cuya soberanía la reclaman para sí Filipinas y Vietnam respectivamente. Este espacio marítimo del sudeste asiático se ha convertido en uno de los escenarios geopolíticos más activos y conflictivos del mundo.

Basándose en mapas antiguos y otros textos, algunos de ellos de la dinastía Ming, que reinó entre los siglos XIV y XVII, China reclama su derecho histórico a la soberanía sobre estas aguas, en lo que denomina "la línea de los nueve puntos", que incluye zonas situadas a 2.000 kilómetros de sus costas. La primera vez que China fijó oficialmente esta línea de demarcación en un mapa fue en 1947, manteniendo su pretensión en la actualidad. Frente a esta "línea de los nueve puntos", Filipinas y otras naciones del entorno reclaman su soberanía sobre parte de estas aguas por su cercanía geográfica a sus territorios.

En 2013, Filipinas presentó una denuncia ante el tribunal internacional de La Haya después de que China ocupara un arrecife conocido como los bancos de Scarborough, situados a 225 kilómetros de territorio filipino. En la demanda, también se solicitó al tribunal internacional que rechazara las alegaciones de soberanía que China hace sobre las aguas comprendidas dentro de la "línea de los nueve puntos", que engloban un 90% del territorio del mar de China Meridional. En la demanda de Filipinas para hacer valer sus derechos territoriales en estas aguas, ha sido fundamental un mapa del español Pedro Murillo Velarde, fechado en 1734, que junto con otros 270 mapas, ha sido utilizado por el equipo de expertos de Filipinas para refutar la histórica reclamación de soberanía de China sobre el mar de China Meridional. En 2016, el tribunal internacional emitió un veredicto contrario a los intereses chinos, alegando que no tiene base legal o reclamo histórico sobre la línea de los nueve puntos, con el evidente rechazo de este dictamen por parte de China.

El español Pedro Murillo Velarde nació el 4 de septiembre de 1696 en la localidad almeriense de Laujar de Andarax, en el seno de una familia hidalga acomodada de origen extremeño que se había asentado en la comarca en tiempos de la rebelión de los moriscos. Fue un religioso jesuita, jurista, músico, poeta, historiador, geógrafo y misionero que llegó a Filipinas en 1723. En su faceta de geógrafo, destaca la Carta hidrográfica y corográfica de las Islas Filipinas, mapa

que imprimió en 1734 y que en la actualidad es todo un icono del nacionalismo filipino, haciendo de Pedro Murillo un personaje de gran prestigio en la historia de la República de Filipinas. Este mapa tiene su origen en una real orden emitida en 1733, requiriendo un mapa de las islas Filipinas que incluyera los últimos descubrimientos, y que el gobernador Valdés Tamón encargó a este laujareño. Hasta finales del siglo XVIII fue el mapa normalizado de Filipinas en la marina. Su importancia actual radica en que en él se señaló ya en 1734 como territorios españoles, y por tanto filipinos, el bajo de Scarborough y las islas Spratly, que son precisamente los territorios ocupados en la actualidad por China y objeto de reclamación por Filipinas ante el tribunal internacional de La Haya. Es por ello importante destacar el esfuerzo de la sociedad laujareña por recuperar para la memoria histórica de las nuevas generaciones esta figura reconocida por los propios filipinos como el intelectual más destacado de Filipinas en el siglo XVIII, con la reciente inauguración en su localidad natal del Centro de Interpretación Pedro Murillo Velarde, ubicado en el Centro Cultural Hispano-Filipino de dicha localidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios