Tribuna

José maría martínez de haro

Escritor y Periodista

El joven pablo

El joven pablo El joven pablo

El joven pablo

Como en toda obra clásica, la tragedia se ha desarrollado en sus tiempos. La caída vertiginosa de aquel impertérrito Presidente, hoy flamante Registrador de la Propiedad en Madrid quien tras 37 años dedicado a la política no entendió que todo es política en la acción de gobierno. Incluso la economía es política pura. Ensimismado en su trancredismo, halagado por la Corte de los Prodigios, no supo medir la realidad ni los tiempos. Paradoja descriptiva, el que se decía maestro de los tiempos fue fulminado por el tiempo. Un nuevo tiempo donde él y su Corte no representaban el presente ni el futuro. Cosas de la política. Primera parte, cayó D. Mariano y marchó con discreción a su retiro sin querer pronunciarse sobre ningún posible sucesor. Definitivo aldabonazo, castañazo estrepitoso; Plaff… el gobierno… plaff el PP, a la intemperie, huérfano de liderazgo, buscando el rumbo perdido. La segunda parte comienza en tono de funeral y revulsivo interno, las primarias inflamaron a los de siempre y a otros aspirantes legítimos que compitieron por un modelo de partido, por una visión de la política y de España. Se trataba por vez primera que la militancia eligiera al sucesor de Rajoy y ha sido un hito en la historia de este partido. Si bien pudieron aprobar normativa distinta, lo cierto es que la democracia se ha expresado abiertamente al abrir a la militancia un protagonismo decisivo que nunca tuvo. Puro siglo XXI, habrá que aplaudir, no se hubiera entendido que por tercera vez decidiera el "dedazo". Nada anormal la campaña entre competidores, si alguien tiene dudas puede recordar aquello de Borrel y Almunia en el PSOE, dinamita pura. Como cabría esperar los candidatos hicieron gala de las técnicas habituales, además de zancadillas, puyazos, y también, como con Borrel, algo de guerra sucia, campañas de intoxicación, videos, telefonazos y avisos. La factoría Arenas, Villalobos y Asociados a tope en la maquinaria del partido. Nada nuevo. Y ya saben que ocurrió, dos finalistas. Apuestas, emoción, mas telefonazos, alguna amenaza, de todo hubo. Pero tras un discurso memorable, se proclamó el más joven de los candidatos apoyado por todos los restantes excepto la ex Vicepresidenta del Gobierno con la sonrisa congelada y carita de quien le quitan la tarta en el último minuto. Yo aposté días antes en la radio y en directo por el joven Pablo y he ganado varias cenas y festines que espero me paguen. Una vez elegido me preguntaron cómo pude estar tan convencido, respondí otra vez en la radio; " porque no esperaba yo que el PP oficiara su propio funeral corpore in sepulto". Y además porque Soraya fue la candidata de José Luis Rodríguez Zapatero el más gafe entre los gafes, errático y necio, esto era la prueba definitiva que sería derrotada. Y la tercera parte ha sido la coronación del joven Pablo con abierta sonrisa rodeado de jóvenes entusiasmados de esta proeza. Tiene una tarea compleja el nuevo líder del PP. Ya se ha estrenado con declaraciones y actuaciones donde la regeneración y la renovación parecen ser la hoja de ruta inmediata, aún es pronto para pronunciarse sobre el fondo, sería una refundación total de este partido clave para la democracia española. El viejo PP estaba desvitaminizado, alicaído, huérfano de liderazgo y temeroso del futuro ya visible según la flemática actitud de Rajoy abducido por su consejero áulico y su descatalogada esposa tan parlanchina como irreflexiva . Pero Casado maneja ya las cartas del triunfo y se observa un ímpetu inabarcable que le lleva a proclamar sin complejos aquello que la militancia no escuchaba desde hace años. Ha marcado un futuro de esperanza y se brega ya en el presente con medidas de corrección a las improvisaciones de Pedro Sánchez, al alcance de la mayoría del PP en el Senado. Pronto ha presentado a su equipo y como era imaginable la juventud alinea a hombres y mujeres prestos a dar la batalla democrática para relanzar el PP. El nuevo Secretario General aporta brillante historial académico y profesional, así como la nueva portavoz en el Congreso y otras figuras de talla política que le acompañan. Cabe imaginar que la presencia de Margallo será un activo de reflexión y experiencia. Y muy singularmente, se considera un acierto pleno el equipo que le asesorará en la política económica, Daniel Lacalle y Manuel Pizarro, dos figuras de relieve y reconocido prestigio. Al baúl de las telarañas aquellos "empotrados" en Génova 13, los mismos que torpedearon a Pizarro relegándole al último asiento del Congreso tras dimitir voluntariamente de ENDESA y otras empresas para posicionarse como candidato del PP. Rajoy prefirió a Celia Villalobos, a Javier Arenas, a Juan Carlos Vera, a todas las momias del pasado que a una figura del nivel profesional de Pizarro. Así le ha ido al PP. Si se pudiera medir el daño que hicieron al partido sería un eterno lamento de tantos pesares y desgracias que han aquejado a la confiada militancia y votantes de la derecha moderada. Finalmente como en la naturaleza, de las hojas mustias surge el esplendor y la vida. La prueba más inminente serán las elecciones municipales y autonómicas y el joven Pablo habrá de emplearse a fondo para una renovación acorde con lo que el mismo representa. Muestra la esperanza de atraer a esos más de tres millones de votantes que perdió el PP y que migraron a otros partidos por asco o por apatía ante la falta de una clara manifestación de ideales y principios que sostuvieron durante años al PP y le dieron mayorías de Gobierno que en estos años últimos mostraron un abandono de la política en aras de un economicismo como finalidad única. ¡Saludos al joven Pablo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios