Tribuna

José María Martínez de haro

Escritor y Periodista

La república de la sonrisa

Ante todo esto el Gobierno de España en complaciente actitud con el sonriente Torra. Con declaraciones bochornosas del Ministro de Exteriores, Borrel

La república de la sonrisa La república de la sonrisa

La república de la sonrisa

La sonrisa abarca la pantalla. Es una sonrisa fláccida, la mirada ausente. Es la sonrisa pre orgásmica de Torra la noche del pasado 1-O. Y se dirige a España y al mundo; " Gracias a los CDR, que sigáis apretando , y hacéis bien en apretar". La sonrisa de Torra es la expresión viva de la falsedad de esa República que abarca y ampara toda la violencia que inundó Cataluña en esas jornadas de "celebración" de aquella efeméride de proclamación de un Estado independiente inexistente. Las imágenes han quedado expuestas al mundo y la oscura realidad no puede ser encubierta por la sonrisa fláccida y pre orgásmica de Torra a la espera de una solemne entrada triunfal en la Cataluña liberada. La triste realidad de esos días el Gobierno de España estuvo deliberadamente ausente y la Generalitat desbordada entre los abucheos e insultos al acobardado Torra que hubo de refugiarse y huir a su madriguera del Parlament. Un gatillazo en toda regla. En eso suelen concluir esos delirios tantas veces fracasados, los monstruos que crean y alimentan acaban tragándoselos cuando descubren el truco y la falsedad. Por ello el Gran Santón les estimula y les sonríe, porque les teme, ahora ya les teme. Y no le faltan motivos según las imágenes de las pasadas jornadas "pacificas": Un grupo de exaltados rugientes atacan a un guardia civil por detrás y le propinan unos golpes por los que hubo de ser hospitalizado con la nariz rota. Otros veinte heridos entre servidores del orden público en las jornadas previas al 1-O. Y el día de la traca final a las puertas de la Delegación del Gobierno asaltada por la fuerza y tomada en términos militares ,la bandera de España símbolo supremo de esta nación, arriada y vejada. Ante la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Barcelona, insultos, amenazas, objetos contundentes arrojados contra la policía y los Mossos. La verdadera faz de la República "pacifica y sonriente". Hace bien Torra en temer a sus camisas pardas. Ante el Parlament cercado con violencia. En las calles y plazas de Cataluña, barricadas, fuegos y pintura, humo y vocerío, caras desfiguradas por el odio, algarada revolucionaria. Bonita cosecha de alevines de las CUP, ARRAN, CDR; el alma y el futuro de de esa República que Torra proclama como una feliz realidad. En casas y edificios, puertas y ventanas cerradas, negocios cerrados, oficinas cerradas, instituciones y servicios públicos cerrados . Miedo que se extiende y trepa en pueblos y ciudades a todo aquel que en su momento no levantó el puño y coreó consignas con lazos amarillos en la solapa. Dos Cataluñas fragmentadas en esos días lúgubres; la Cataluña del miedo o la Cataluña de la violencia dueña absoluta del espacio. Esta es la continuidad de aquella noche de las antorchas fantasmagórico revival de otras noches oscuras en Alemania e Italia del siglo XX.

Ante todo esto el Gobierno de España en complaciente actitud con el sonriente Torra. Declaraciones bochornosas del Ministro de Exteriores Borrel, el crack, de la Ministra Portavoz, la incapaz Isabel Celáa, la Ministra Batet, colaboradora necesaria y finalmente del Ministro de Presidencia, Abalos, el que más sabe, diciendo que estas jornadas de violencia sin freno han transcurrido sin violencia de manera soportable para el Gobierno de España. Con semejantes voceros resultó innecesario ningún portavoz de la Generalitat, todo quedó dicho. En este panorama cabría preguntarse si los Ministros de España pudieron dar algún tipo de esperanza a los millones de catalanes que fueron amedrentados y arrollados en esas jornadas por la revuelta callejera organizada y alentada por el propio President, socio parlamentario del Gobierno de Pedro Sánchez. Si estos Ministros y el propio Presidente, engullido en su propia trampa pudieron calificar las imágenes de un territorio de España que inundaron las televisiones del mundo; carreteras cortadas, los trenes paralizados, las avenidas y las entradas a las principales ciudades de Cataluña tomadas al asalto por los violentos adoctrinados por esa República sonriente. Silencio espeso del Presidente del Gobierno, adormecido tal vez por el jet lagg de tan largos vuelos trasatlánticos. Y la escena final frente al Parlament donde los Mossos hubieron de cargar contra los amenazantes furibundos que cercaron el edificio con intención de asaltarlo y donde los propios Mossos hubieron de refugiarse con treinta y tres heridos . A esas horas de la noche Torra continuaba escondido y con la sonrisa torcida .Estos son parte de los resultados de esa política de acercamiento slogan acuñado por el Presidente Sánchez, y que de manera solemne alentó la Vicepresidenta Carmen Calvo declarando que había claros signos positivos de parte del Gobierno de la Generalitat hacia una solución negociada con el Gobierno de España.¿ Pudieran ser estos los signos positivos que preclaramente observa Carmen Calvo?; violencia, ensayos revolucionarios, y Cataluña entregada a todas las tribus enardecidas que derrotaron al Estado español en su propia sede en Gerona arriando la bandera de España y escupiéndola con rabia en el suelo. la estrategia de entreguismo del Gobierno y su capacidad de previsión en Cataluña han resultado un rotundo fracaso. Un fracaso lento, televisado, innegable con el socio de referencia de Sánchez escondido en su madriguera.

No acaban ahí la enorme trascendencia de esas jornadas. Como punto y final a esa política de "acercamiento" del Sr. Sánchez . Asustado y entregado a salvar su camisa Torra envía desde la Tribuna del Parlament un ultimátum amenazante al Presidente del Gobierno de España; o bien accede a un referéndum de auto determinación en Cataluña encaminado a la independencia o habrá proclamación de la República, esta vez sí, y dejará al Gobierno sin su apoyo parlamentario.

Cierto que Sánchez no se ha dejado amedrentar y ha respondido que no hay vía posible para la independencia. El tiempo corre hasta el 1 de noviembre. Paréntesis de vértigo. Ya no hay sonrisa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios