LEVANTE

Antas se encontró con las cuentas embargadas a los pocos días de empezar el mandato

  • El alcalde, Pedro Ridao, acusa a su antecesora de no haber respondido a un requerimiento judicial por una deuda

Pedro Ridao Zamora, alcalde de Antas. Pedro Ridao Zamora, alcalde de Antas.

Pedro Ridao Zamora, alcalde de Antas. / V. Visiedo P.

El Ayuntamiento de Antas ha vivido una difícil situación durante el mes de julio: ha tenido la practica totalidad de sus cuentas bancarias embargadas por decisión judicial. Un imprevisto que no le ha permitido hacer frente a los pagos a proveedores, particulares y colaboradores.

Desde el pasado 31 de julio, el Consistorio antense ha vuelto a la normalidad bancaria, tras el Auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. 1 de Vera que ha acordado alzar ese embargo de saldos en cuentas.Por ello, el Ayuntamiento, a través de su alcalde Pedro Ridao Zamora, ha pedido disculpas quienes hayan podido verse afectados por esa “situación de parálisis financiera”, y ha anunciado que “en los próximos días se atenderán cumplidamente los pagos y se retomará la actividad ordinaria con total normalidad”.

El motivo de ese embargo es el conflicto que mantienen el Ayuntamiento de Antas y la mercantil Paneles Aislantes Spancrete España, S.A. que tiene su origen en la venta que el Ayuntamiento realizó a esa entidad de unos terrenos situados en el paraje conocido como Caballón y Campo de la Ballabona, a principios del año 2000.

Para realizar dicha venta, el Pleno del Ayuntamiento de Antas celebrado el 26 de enero de 2000 acordó la modificación de los terrenos de comunales a patrimoniales, y se los adjudicó a esa sociedad. No obstante, el acuerdo plenario fue revocado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en marzo de 2007, “en un procedimiento instado, entre otros, por la que después ha sido alcaldesa de Antas, Isabel Belmonte”, explica el Consistorio en una nota remitida a los medios.

A consecuencia de esa revocación, la venta de los terrenos quedó anulada, revertiendo el suelo al Ayuntamiento de Antas. Para cuando fue dictada esa sentencia, la empresa había construido una industria en dichos terrenos, por lo que reclamó una indemnización, entre otros conceptos, por el precio pagado por los terrenos y el valor de las instalaciones construidas.

En mayo de 2016, el Juzgado de Primera Instancia en Instrucción núm. 1 de Vera condenó al Ayuntamiento de Antas a abonar a la empresa 120.202,42 euros en concepto del precio pagado por la compra y 1.407.544,33 euros más IVA por la construcción realizada, todo ello con  intereses.En junio de 2017 la sentencia fue confirmada por la Audiencia Provincial. No obstante, Antas presentó recurso de casación que está pendiente de resolución por el Tribunal Supremo.

Aún así, en diciembre de 2018 el Juzgado de Vera ordenaba el pago de la deuda de forma provisional. Es entonces cuando, según el actual alcalde, la Corporación presidida por Isabel Belmonte no atendió a un requerimiento  aportara una lista de bienes embargables, ni informó al nuevo equipo de gobierno. Por ello se ha produdico el emabrgo de las cuentas generando “un colapso financiero absoluto con su consiguiente imposibilidad de hacer frente a cualquier pago”, señalan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios