Provincia

Cantoria 'arde' de devoción a sus santicos

  • Los vecinos expresan con fervor su veneración por San Antón y San Cayetano, en una nutrida procesión

La localidad de Cantoria, conocida como “Tierra del Fuego” por su contrastada afición y tradición a las carretillas, ardió, pero de devoción a San Antón y San Cayetano, sus ‘santicos”, quienes procesionaron en la tarde de ayer con el fervor que les profesan los cantorianos.

La procesión, conocida como la del carretillero, sucedió a la misa que se oficio en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen en honor de San Antón, patrón de los animales. De hecho, antes del oficio religioso, los cantorianos se acercaron hasta la entrada de este Iglesia con la intención de bendecir a sus mascotas.San Antonio Abad es el patrono del fuego y de los animales. De hecho, su iconografía lo representa como un anciano con el hábito de la orden y con un cerdo a sus pies. Su patronato sobre los animales le viene dado desde que se le acercó una jabalina con sus jabatos, que estaban ciegos, en actitud de súplica. Los curó la ceguera y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Otras citas recuerdan como a la muerte de Pablo, un famoso decano de los anacoretas de Tebaida, lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales.

El lanzamiento de las carretillas es el acto central del programa. La relación con el fuego se fomenta desde edades tempranas. de su programa festivo, pero también a la bendición de animales. Así, el cura- párroco de la localidad procedió desde las 16:00 horas a bendecir las distintas mascotas y otros animales, en la puerta de la iglesia. El Ayuntamiento cantoriano ha recuperado esta estampa, que antaño congregó a un buen número, del mismo modo que ha rescatado del olvido la feria del ganado.

La bendición de mascotas abrió la agenda de actos de la tarde La bendición de mascotas abrió la agenda de actos de  la tarde

La bendición de mascotas abrió la agenda de actos de la tarde / Diario de Almeria

Los tronos de San Antón y San Cayetano, arropados por cientos de vecinos en su caminar por las calles de Cantoria , fueron llevados a hombros por los carretilleros. Durante la procesión fueron bailados en más de una ocasión. También se escuchó una frase clásica de estas fiestas de invierno: ¡Vivan los Santicos benditos!.

La comitiva recorrió las principales arterias de la localidad, bajo la compañía de la Agrupación Musical Maestro Lizarte, y la devoción que los reunidos le expresaron sin rubor, cumpliendo con la tradición.

La agenda del día avanzó más tarde con una chocolatada, que hizo las delicias de sus beneficiarios y ayudó a entrar en calor al más pintado de las bajas temperaturas que se dieron ayer en la localidad. Un castillo de fuegos artificiales, todo un clásico dentro de la programación de estos festejos tan vinculados con el fuego y los espectáculos pirotécnicos, se encargó de cerrar el orden del día de la jornada, que siguió a una intensa y prolongada noche de carretillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios