Escúllar

Fiestas brillantes y no se pasan

  • Escúllar celebra una gran paella popular en el día grande de sus festejos de agosto

  • La tormenta que descargó a media tarde no impidió que siguieran los eventos

Fiestas brillantes y no se pasan Fiestas brillantes y no se pasan

Fiestas brillantes y no se pasan

La primera de las fiestas que han de celebrarse este año en el municipio de Las Tres Villas se culminaron en la festiva jornada de ayer entre fraternal convivencia de familias y amigos y buenos momentos de diversión de distintas generaciones, sin olvidar la devoción por los cultos religiosos. Escúllar ha vivido esta semana sus fiestas de agosto durante dos intensas jornadas, preludio de las dedicadas a la Purísima allá por el mes de diciembre (se celebrarán el 7 y 8 de agosto). La variedad de propuestas fue ayer la tónica predominante en esta villa de pasiajes privilegiados ubicada en la comarca de Nacimiento.

Precisamente uno de los parajes más agradables y 'fresquitos' del municipio acogió a mediodía de ayer una gran paella promovida por el Ayuntamiento de Las Tres Villas y organizada con el objetivo de compartir buenos momentos entre vecinos, visitantes y oriundos del municipio que cada año por estas fechas acuden a vivir sus fiestas y a veranear en su pueblo. El buen ambiente reinó en una cita concurrida y que se alargó durante varias horas, ya que la cita, que se inició en torno a las 14:00 horas, prolongaba a su vez la segunda sesión de la Fería del Mediodía.

Pero la jornada había comenzado bien pronto. Pese a que la noche del martes se alargó hasta bien entrada la madrugada con los sones de la Orquesta Ilusiones haciendo bailar a todo el 'personal', ayer tocó el 'despertador' bien pronto, concretamente a las 8 de la mañana, cuando partió la Diana Pasacalles protagonizada por la Banda Municipal de Música de la vecina localidad de Abla, toda una tradición madrugadora' en las fiestas de Escúllar.

La segunda y última jornada de los festejos de agosto tuvo varias citas más que contaron con muy buena participación. Tras la paella gigante y ya entrada la tarde, mayores y pequeños disfrutaron del tradicional desfile de carrozas, una buena oportunidad para disfrazarse y recorrer las principales calles de la villa con amigos y mucha alegría. De nuevo este acto contó con el buen hacer y los instrumentos de los miembros de la Banda Municipal de Abla, que aportó el indispensable toque musical de calidad al cortejo popular. Durante los instantes previos se puso en duda la celebración del mismo a causa de la fuerte tormenta que descargó en torno a las 17:15 horas en toda la comarca, pero finalmente no hubo que suspender nada pese al tremendo aguacero que cayó.

El desfile dejó paso a su término a otro cortejo de distinto carácter, esta vez religioso. El día grande de las fiestas de agosto se celebró con devoción tanto en el templo como en las propias calles de Escúllar. La Santa Misa del día de la Asunción de la Virgen se celebró a partir de las 20:30 horas y a su finalización los vecinos recorrieron las calles en procesión. Un gran castillo de fuegos artificiales fue el epílogo perfecto tras el regreso a la iglesia. Los cohetes anunciaban la recta final de los festejos, aunque todavía quedaban por delante horas de diversión.

Las fiestas finalizaron con mucha alegría en torno a la música y al baile de la verbena popular. Sheila Solís ofreció todo su arte encima del escenario en un concierto que gustó mucho al público asistente, finalizando la noche con los sones de la Orquesta Eureka, los artífices de la última verben festiva de Escúllar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios