felix

Techo seguro, niños tranquilos

  • El Ayuntamiento ya ha terminado la instalación de la malla que cubre toda la cubierta del colegio San Roque para evitar desprendimientos de tejas

Una gran malla cubre el colegio San Roque tras una semana de obras por parte del Ayuntamiento. Una gran malla cubre el colegio San Roque tras una semana de obras por parte del Ayuntamiento.

Una gran malla cubre el colegio San Roque tras una semana de obras por parte del Ayuntamiento. / d. a.

Ya no tienen que mirar con cierto recelo al techo que diariamente les sirve de cobijo mientras aprenden a hacer ecuaciones, divisiones, leer o conocen parte de su historia. El medio centenar de niños del colegio San Roque de Felix acuden desde hace unos días más aliviados a su trabajo diario, su formación, sabiendo ya que la cubierta del centro está ya totalmente aislada con una gran malla que evita que la multitud de tejas que están desprendidas puedan caerles encima.

El Ayuntamiento ya ha finalizado estas obras de urgencia que sirven como parche o remedio hasta que se desenquiste la guerra fría que mantiene con la delegación de Educación de la Junta de Andalucía para acometer el arreglo completo de un centro que ya alcanza las ocho décadas de funcionamiento y que conserva intacta la fisionomía. Así lo pueden atestiguar muchos de los abuelos de los niños que hoy día son sus moradores.

Ayuntamiento y AMPA siguen exigiendo a la Junta que acometa las obras de rehabilitación

Pese a que con esta pequeña obra municipal ya no hay problemas de desprendimientos los días que el viento sople con fuerza, la Asociación de Padres y Madres (AMPA) Berchul sigue exigiendo a la delegada de Educación, Francisca Fernández, que "asuma su responsabilidad y tome la iniciativa adoptando medidas para garantizar la seguridad de nuestros hijos y de toda la colectividad educativa". Los padres denuncian que Fernández en la reunión que tuvieron hace unas semanas no les pudo garantizar la seguridad del alumnado por lo que no descartan cualquier acción judicial para intentar solucionar este problema que tiene a medio centenar de niños en vilo.

Tanto ayuntamiento como el AMPA siguen haciendo hincapié en la memoria que Diputación elaboró en el año 2012 y en la que se esgrime que existe "cierto riesgo de desprendimiento por el estado actual del material de cubrición de la cubierta (teja curva cerámica)". El documento, elaborada por la sección de Edificación, detalla a su vez que "se producen filtraciones de aguas pluviales en la zona de medianera con el edificio contiguo" y por tanto se concluye que "los materiales interiores que componen la formación de pendientes de la cubierta, se encuentran presumiblemente en un estado inaceptable". En total, algo más de 36.000 euros para una obra que no tiene, de momento, visos de iniciarse. Al menos, los niños aprenden tranquilos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios