Fondos europeos

El Mercado de Abastos de Adra estrena remodelación y nuevos usos

  • Tras una inversión de 1,1 millones, la plaza incorpora locales para hostelería y restauración

Manuel Cortés corta la cinta. Manuel Cortés corta la cinta.

Manuel Cortés corta la cinta. / D. A.

El Ayuntamiento de Adra ha reabierto el renovado Mercado de Abastos tras las obras de transformación, reforma y adaptación. Una actuación que ha contado con una inversión próxima a 1.132.000 euros, cofinanciados en un 80% con fondos FEDER y en un 20% con fondos municipales. El alcalde, Manuel Cortés, asistió a la reapertura de uno de los edificios más singulares del municipio que va a suponer un salto cualitativo para la actividad del centro urbano y el comercio tradicional.

Manuel Cortés, acompañado por la concejala de Desarrollo Económico, Carmen Belén López, el concejal de Obras Públicas, Ignacio Jinés, los comerciantes del mercado, y otros concejales de la Corporación, subraya que “hacemos realidad un proyecto ambicioso y transformador para dar un giro de 180 grados a este edificio emblemático de nuestra ciudad, a pesar de la pandemia”. Asimismo, ha subrayado que el espacio “gana en accesibilidad, estética y luminosidad, lo que permitirá dinamizar el comercio tradicional e incluir nuevos usos para generar nuevas oportunidades de empleo”.

Manuel Cortés: "hemos acometido las obras sin interrumpir la actividad de los comerciantes del mercado, algo que para el Ayuntamiento era fundamental"

El regidor resalta que “hemos acometido las obras sin interrumpir la actividad de los comerciantes del mercado, algo que para el Ayuntamiento era fundamental”, y agradece “la paciencia de los comerciantes durante el proceso de transformación, aunque sin lugar a dudas el resultado ha merecido la pena”. En este sentido, ha subrayado el compromiso del Consistorio “con el presente y el futuro de este Mercado de Abastos que, unido al empuje de los abderitanos y abderitanas, será un éxito”.

Las obras se han desarrollado en dos fases con el objetivo de compatibilizar la remodelación del espacio con la continuidad de la actividad comercial. Inicialmente se reubicaron los puestos para comenzar con los trabajos de demolición y adaptación en el piso principal y el interior del edificio, logrando un mercado con más dinámico, accesible y funcional como primer paso de la renovación integral.

La segunda fase, que se puso en marcha una vez que se habían habilitado los puestos provisionales, ha consistido en la modernización del exterior que ha supuesto un importante cambio de imagen del Mercado de Adra. Se trata de una estética atractiva, adaptada al siglo XXI y que convierte al edificio en uno de los principales puntos de encuentro de la actividad comercial.

Una de los principales objetivos que el Ayuntamiento se marcó fue abrir el edificio a otros usos comerciales. En este caso, se han incorporado nuevos locales para hostelería y restauración, que se suma a los tradicionales puestos de carnicería, pescadería y alimentación. El principal eje del proyecto es apoyar al comercio de proximidad y poner en valor, además de un edificio que es seña de identidad de la ciudad, el entorno del centro urbano, revitalizando la actividad comercial. Según Almudena Mateo-Sagasta, una de las arquitectas de la obra, es una infraestructura concebida hacia un futuro “más sostenible” y que recoge las necesidades de los usuarios. La arquitecta agradece el “empeño” de Manuel Cortés para impulsar un proyecto “valiente” e innovador, que tiene “visión de futuro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios