DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus Almería Despedidas por redes sociales en lugar de velatorios

  • Ayuntamientos como los de Mojácar y Antas difunden una foto y los datos de fallecidos, con permiso de las familias, al no poder celebrarse sepelios

Despedidas por redes sociales en lugar de velatorios Despedidas por redes sociales en lugar de velatorios

Despedidas por redes sociales en lugar de velatorios / D. A.

A la tragedia que supone la pérdida de cualquier ser querido, sea esta previsible o no y por cualquier causa, se une en este tiempo de crisis mundial una segunda tortura difícilmente digerible: la de no poder acompañar al fallecido en sus últimos momentos. Se debe añadir, para completar el drama, que morir en estos días también lleva aparejado no tener un sepelio normal, pues las medidas adoptadas en el marco del estado de alarma únicamente permiten que tres personas estén presentes durante las exequias finales y que no pueda haber velatorios.

En varios municipios almerienses, no obstante, sus respectivos ayuntamientos han ideado la forma de que, al menos, los familiares y amigos de los fallecidos puedan recibir el aliento de vecinos y allegados a través de las redes sociales, con pequeños homenajes públicos que, aunque no mitiguen el dolor, sí al menos sirven para rendir un pequeño tributo a aquellos que ya no están físicamente entre nosotros.

Una de las medidas más dramáticas del Estado de Alarma es que no haya funerales

“Los mojaqueros no hemos podido despedir como se merece a quién nos dejó ayer, por las circunstancias excepcionales que vivimos. Sirva este pequeño homenaje para hacer llegar a su familia y amigos el cariño de todos”. Así reza el mensaje que puede verse, cada vez que se produce un fallecimiento, en el perfil oficial en Facebook del Ayuntamiento de Mojácar. A cada publicación, que a veces se realiza a modo de recopilatorio semanal y en otros casos a título inidividual, se acompaña de los datos del fallecido, tanto la fecha de nacimiento como de defunción, su lugar de origen y una fotografía del mismo. Las familias, obviamente, primero dan su consentimiento para que se realicen estas publicaciones y por lo general no ponen objeciones, e incluso lo consideran un bonito detalle del consistorio.

La práctica totalidad de los fallecimientos a los que se refiere este artículo no tienen nada que ver con el COVID-19, siendo el origen de la muerte un dato que en este caso carece de importancia.

Los mensajes por el duelo llegan a ser centenares en casi todos los casos

Esta iniciativa ha tenido muy buena acogida entre los vecinos de Mojácar, a la vista de los numerosos comentarios –cientos en casi todos los casos- e interacciones que se producen con cada comunicación realizada. La medida sirve también a modo de esquela, ya que el estado de confinamiento al que estamos obligados en la actualidad limita mucho la comunicación social y en muchas ocasiones se producen fallecimientos de personas conocidas en cada municipio y que, sin embargo, pasan desapercibidos para mucha gente.

La fuerza de las redes sociales, y especialmente en estos momentos en los que ha crecido considerablemente el uso de las mismas, se demuestra vivamente con acciones como esta.

El Ayuntamiento de Antas ha puesto en marcha una medida similar, que también ha contado con una aceptación positiva en este municipio. En su caso, además de la fotografía y los datos de la persona que muere, se aporta algún dato más si es necesario para que el conocimiento de quién era dicha persona sea mayor, como por ejemplo indicando que era padre o madre de personas a su vez conocidas en la localidad. Son muchos los vecinos que conocen esta luctuosa noticia a través de las redes sociales. Al igual que sucede en Mojácar, la explicación que se ofrece desde el Ayuntamiento para ofrecer este pequeño tributo es “no haber porido despedir como se merece” al vecino o vecina que ha perdido la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios