Suceso violento en El Ejido

“Si no me protejo con las manos me habría podido cortar el cuello”

  • Una mujer ejidense es agredida en la puerta de su casa con una cuchilla en un intento de robo perpetrado en Santa María del Águila

Cortes sufridos en la cara por la mujer ejidense tras el suceso. Cortes sufridos en la cara por la mujer ejidense tras el suceso.

Cortes sufridos en la cara por la mujer ejidense tras el suceso. / D. A. (El Ejido)

Dolores Muñoz, una ejidense de 53 años trabajadora del sector del manipulado, no olvidará fácilmente la mañana de ayer, cuando fue agredida con una cuchilla en la puerta de su propia casa, ubicada en un edificio del núcleo de Santa María del Águila, en el momento de irse a iniciar su jornada laboral. Un hombre, según el relato que de los hechos hizo esta mujer a la Policía Nacional, le originó diversos cortes en la cara y en las manos cuando intentó, sin éxito, arrebatarle el bolso e inició un forcejeo con ella. La mujer, que sigue sin salir del susto, reseñó a este diario que “si no me hubiera protegido con las manos perfectamente me podría haber cortado el cuello”.

Primer plano de la mano, con cortes evidentes Primer plano de la mano, con cortes evidentes

Primer plano de la mano, con cortes evidentes / D. A.

Los hechos sucedieron a las 07:05 de la mañana en el edificio donde reside esta ejidense. Según contó a la policía, la mujer se encontró de frente con su agresor justo a la salida del ascensor, cuando se disponía a marcharse a trabajar, como cada mañana. “Me encontré con ese hombre en la puerta del ascensor y me dijo que le diera el bolso”, señala Dolores.

"El agresor no salió a la calle, sino que se quedó en el propio bloque y no salió, por lo que sospechamos que se metió en alguna casa”

Ésta se negó y el hombre reaccionó intentando arrebatárselo y dándole golpes, aseguró en su denuncia. En su intento de defenderse con las manos, la mujer recibió distintos cortes en las propias manos y en la cara, de los que tuvo que ser atendida en el Hospital de Poniente. Según su relato, la mujer pudo zafarse de su agresor y salió corriendo hacia la calle, donde ya pudo pedir ayuda sin que el sujeto la siguiera. Y es que, según explica Francisco Ruiz, hijo de la agredida, “el agresor no salió a la calle, sino que se quedó en el propio bloque y no salió, por lo que sospechamos que se metió en alguna casa”. La mujer pidió ayuda y al poco se presentó la Policía Nacional en el lugar de los hechos, según explica Francisco. Los agentes hicieron indagaciones en el interior del edificio, pero no dieron con el agresor.

Fuentes de la Policía Nacional confirmaron a Diario de Almería la interposición de la denuncia por parte de esta mujer en la mañana de hoy, e indicaron que el suceso “está siendo investigado”, sin que se hubiera detenido, por el momento, a nadie

Después de ser atendida por los servicios sanitarios, Dolores interpuso una denuncia ante la propia Policía Nacional. En las dependencias policiales, tras relatar los hechos, estuvo revisando fotografías de personas ‘fichadas’ que podrían encajar en el perfil del presunto delincuente, pero según explicó a este diario, no reconoció al individuo.

Fuentes de la Policía Nacional confirmaron a Diario de Almería la interposición de la denuncia por parte de esta mujer en la mañana de ayer, e indicaron que el suceso “está siendo investigado”, sin que se hubiera detenido, por el momento, a nadie.

Dolores tardará tiempo en reponerse del susto, que podría originarle alguna secuela psíquica al haber visto su vida en peligro. “Mi madre tiene ahora miedo de volver a la calle, sigue muy asustada”, explica su hijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios