Coronavirus Almería El Poniente se queda libre de coronavirus: solo un paciente sigue ingresado

  • Actualmente solo un paciente se encuentra hospitalizado en el centro de El Ejido, y no hay ninguno en la UCI

  • "Nadie ha muerto solo", aseguran los responsables de las áreas: ha podido estar un familiar con los pacientes en sus últimos momentos en todos los casos que así lo han querido

Parte del equipo gestor de distintas áreas del Hospital de Poniente. Parte del equipo gestor de distintas áreas del Hospital de Poniente.

Parte del equipo gestor de distintas áreas del Hospital de Poniente. / D. A.

El equipo del Hospital de Poniente ha transmitido muy buenas noticias este viernes 8 de mayo, cuando ha confirmado a través de director gerente, Pedro Acosta, que no existe ningún paciente actualmente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos, y solo uno hospitalizado por el coronavirus COVID-19. Así lo ha trasladado Acosta en una rueda de prensa telemática en la que han hecho balance de la asistencia tanto a enfermos como a pacientes desde el punto de vista humano.

"Los datos parce que empiezan a ayudarnos a pensar que esto se soluciona un poco, a fecha de hoy tenemos solo un paciente ingresado, la UCI vacía, y empieza a parecer que la gran presión asistencial por la pandemia se soluciona y nos toca ese inicio de fase de desescalada que ya empezamos la semana pasada en el hospital", ha asegurado Acosta.

"El peor momento llegó cuando se produjo el primer fallecimiento, y también cuando se dio el primer positivo entre el personal, eso fue un jarro de agua fría"

"Se dejó de hacer lo que no era totalmente urgente por culpa del maldito virus y ya se está empezando a retomar actividad de forma muy lenta y progresiva, eligiendo bien qué actividad se retoma en cada una de las áreas; ya se ha empezado a hacer cirugía mayor ambulatoria, algunas consultas se están reactivando, vamos a mantener muchas de las consultas por teleasistencia que nos han dado muy buen resultado y que en algunas especialidades pueden ser muy útiles; la parte de hospitalización se está reformando, pues tuvimos que dedicar una planta entera a sospechas y casos positivos de coronavirus y eso vuelve a tomar normalidad ahora, y cada planta tendrá que retomar la estructura que tenía antes de la pandemia".

Responsables de la gestión de distintas áreas, como hospitalización, UCI o cuidados del Hospital de Poniente han reconocido que "el peor momento llegó cuando se produjo el primer fallecimiento, y también cuando se dio el primer positivo entre el personal, eso fue un jarro de agua fría", según Matías Correa, gestor de cuidados de hospitalización, quien no obstante se ha mostrado orgulloso de la respuesta, desde todos los puntos de vista, que ha dado el equipo del Poniente.

"Nadie ha muerto solo"

El propio Correa ha ahondado sobre uno de los aspectos más dramáticos que han tenido que superar tanto personal como familiares: el último momento de aquellos que han perdido la vida. "Nadie ha muerto solo, y siempre se le ha dado a la familia la oportunidad de que al menos una persona haya acompañado al paciente hasta el final". Según ha explicado, no todos, por distintas circunstancias, aceptaron las condiciones para poder estar con el enfermo en sus últimos momentos, y en ese caso ha sido el personal sanitario el que ha hecho todo lo posible por ofrecer compañía en los instantes finales: "Todo aquel que ha querido, ha podido hacerlo, con dos condiciones que debían cumplir: desde el momento en que entraran en la habitación tenían que permanecer dentro hasta que se produjera el fallecimiento, y después ponerse en seguimiento activo". Muchos de ellos optaron por esta vía y aquellos que murieron, al menos, pudieron estar acompañados.

De igual modo, los protocolos establecidos desde el punto de vista humano han ido dirigidos a minimizar en todo lo posible los efectos negativos de la experiencia del aislamiento y el miedo sufrida por los enfermos hospitalizados, especialmente en la UCI, pero también en planta. Continuas llamadas, videollamadas, circuito de envíos de objetos personales de los pacientes y hasta un correo electrónico especial habilitado para leerles cartas o hacerles llegar vídeos y audios de sus familiares han sido una constante en el día a día durante la pandemia que, ya por fin, comienza a ser historia dentro del hospital ubicado en El Ejido.

(noticia en ampliación)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios