Sanidad pública El Hospital de Poniente mejora la atención a personas afectadas por TEA

  • El proyecto ‘PonienTEA’ se enmarca en su línea estratégica por la Humanización en la Asistencia

Miembros del grupo de trabajo 'PonienTEA'.

Miembros del grupo de trabajo 'PonienTEA'.

Dentro de la apuesta estratégica por la Humanización en la asistencia, el Hospital de Poniente ha puesto en marcha un nuevo proyecto para mejorar la atención a las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). La iniciativa, denominada PonienTEA, tiene como objetivo principal facilitar la accesibilidad de menores y personas adultas con TEA al hospital, adaptando la asistencia sanitaria a sus necesidades y habilitando circuitos diferenciados y adecuados.

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo, que provoca dificultades en la comunicación e interacción social, en la flexibilidad del pensamiento y en la conducta. Tiene una alta prevalencia, ya que se estima que afecta a uno de entre cada 68 y 69 niños y niñas. Existe una gran variabilidad y cada caso debe abordarse de forma individualizada, pero en general, las personas con TEA tienen deficiencias para la comunicación e interacción con otras personas y suelen presentar comportamientos restringidos, estereotipados y ritualizados. También demuestran tanto hipo como hiperreactividad sensorial.

Mercedes Ibáñez: "Las personas afectadas del Trastorno del Espectro Autista y sus familias necesitan y tienen derecho a un sistema de salud que sea comprensivo y que se adapte a sus particulares barreras"

La pediatra del Hospital de Poniente y miembro del grupo de trabajo PonienTEA del centro, Mercedes Ibáñez, explica que “estas personas pueden tener reacciones exageradas ante determinados estímulos, como luces o ruidos o, en el extremo contrario, no presentar reacción a otro tipo de estímulos que al resto nos resultan dolorosos o irritantes”.

El TEA suele asociarse a otras patologías, entre la que se encuentran el déficit cognitivo, la epilepsia, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad; el trastorno del sueño; los trastornos de ansiedad y otros trastornos psiquiátricos. Igualmente, los niños y niñas con TEA presentan dificultades en el desarrollo de hábitos saludables relacionados con el sueño, la alimentación, el ejercicio físico o la higiene bucal. Mercedes Ibáñez señala que “por todo ello, estas personas tienden a acudir con mucha frecuencia el hospital y a padecer de media un mayor número de problemas cardiacos, respiratorios o neurológicos y mayor tendencia a sufrir accidentes”.

Las visitas de estas personas a un centro hospitalario pueden ser experiencias especialmente estresantes, por la proliferación de estímulos con los que se encuentran (ruidos, luces, tránsito de personas…) y porque suponen una alteración de sus rutinas diarias. El Proyecto PonienTEA pretende ofrecer a estas personas una asistencia sanitaria adaptada a sus necesidades. “Las personas afectadas del Trastorno del Espectro Autista (TEA) y sus familias necesitan y tienen derecho a un sistema de salud que sea comprensivo y que se adapte a sus particulares barreras», señala Mercedes Ibáñez.

La pediatra del Hospital de Poniente subraya que “igual que tenemos rampas en la puerta del hospital para favorecer la accesibilidad a personas con movilidad reducida y no nos parecería aceptable que estas rampas no estuvieran, las personas con TEA tienen otro tipo de barreras que no son arquitectónicas, y hay una serie de medidas que se pueden llevar a cabo para facilitar su acceso al hospital y que su asistencia sanitaria sea lo menos traumática posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios