Por segundo año consecutivo

Unos vándalos prenden fuego a la madera apilada para el San Antón de 'La Aldeílla'

  • Ha ardido el contenido de diez camiones, y ahora se afanan en recopilar más

  • Juan Carlos Brabezo, presidente de la Junta Local de Santa María del Águila, asegura que "haremos la fiesta, aunque sea con dos palés"

Vista del lugar de los hechos, con las primeras luces del día Vista del lugar de los hechos, con las primeras luces del día

Vista del lugar de los hechos, con las primeras luces del día / D. A. (El Ejido)

El contenido de diez camiones de madera, que se encontraba apilada para la fiesta de San Anton de Santa María del Águila, que se celebra en la tarde-noche de mañana sábado, fue presa de las llamas la pasada madrugada y convertida en cenizas a consecuencia de un acto vandálico. Es el segundo año consecutivo que sucede, aunque al menos en 2018 pudo salvarse la mitad de la madera. En esta ocasión, según explica Juan Carlos Brabezo, presidente de la Junta Local de Santa María del Águila, "ni siquiera dio tiempo a salvar nada".

La madera, convertida en ceniza La madera, convertida en ceniza

La madera, convertida en ceniza

"Santa María del Águila tendrá su fiesta de San Antón aunque esta noche le vuelvan a meter fuego los vándalos", advierte Brabezo, quien reconoce sentir "rabia y tristeza por estos actos incívicos, que no tienen ningún sentido". Así, arguye, "tendremos fiesta, aunque sea con dos palés".

"Santa María del Águila tendrá su fiesta de San Antón aunque esta noche le vuelvan a meter fuego los vándalos"

La hoguera que cada año se organiza en este popular núcleo de El Ejido, conocido también como La Aldeílla, pasa por ser la más grande de toda la comarca del Poniente. "Desde hace días estaba desbrozado el terreno a su alrededor, como medida de seguridad, y durante varios días se ha ido recopilando la madera con la colaboración de muchos vecinos y empresas", explica Brabezo.

Se trata de una fiesta muy arraigada entre los vecinos. "Con este tipo de fiestas se hace pueblo, es la forma de preservar las tradiciones y disfrutar de la convivencia y la alegría de todos los vecinos, es por eso que estos actos vandálicos se entienden todavía menos", asegura Brabezo, quien explica que "no podemos poner vigilantes para cada cosa que organicemos, esto no va de eso, me niego a tener que poner un guardia para estas cosas, la clave debería estar en la educación y el civismo, no en poner policías".

Cada año La Aldeílla se vuelca con la fiesta de San Antón, degusta el popular plato aldeillense y disfruta de la música en directo. El fuego llega hasta la gran hoguera después de pasar por las manos de numerosos relevistas, que portan una antorcha a la carrera. "Para este año tenemos ya más de 200 inscritos para la antorcha", asegura el representante de la junta local aldeillense.

Durante toda la jornada de hoy, Brabezo y otros vecinos se afanan en volver a recopilar palés y otros tipos de madera, y poder montar así una hoguera que, "aunque más pequeña, existirá, no nos pensamos quedar sin la fiesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios