Provincia

Las fiestas de verano, las de los nacimenteros de la diáspora

  • lLa versión veraniega de las fiestas de San Miguel Arcángel devuelve al municpio a muchos nacimenteros que emigraron en los 60. Se estima que alrededor de 400 residen en la localidad catalana de Tarrasa

Las fiestas de verano, las de los los nacimenteros de la diáspora Las fiestas de verano, las de los los nacimenteros de la diáspora

Las fiestas de verano, las de los los nacimenteros de la diáspora / Diario de Almeria

810 kilómetros. Esta es la distancia que separa a Nacimiento de Terrasa. Los vecinos de estos dos municipios, con todo, están más cerca de lo que dicen las 8 horas en coche que les distancian por carretera.

La tercera localidad catalana en población, con 218.500 vecinos en 2018, bien podría pasar por ser el municipio 104 de Almería. Se calculan que el 6% de estos vecinos, entorno a unas 14.000 personas, han nacido o tienen sangre almeriense,

De ese contingente, alrededor de 400 son nacimenteros de primera generación. Como es costumbre, algunos aprovechan sus vacaciones y están presentes en las fiestas de su pueblo, el que les vio nacer y también que les despidió en la década de los años 60 en busca de unas mejores condiciones de vida que la falta de oportunidades y de trabajo les negó entonces.

Nacimiento conoció su mayor esplendor durante el siglo XIX y principios del XX gracias a la popularidad que alcanzó la uva de mesa almeriense. Esta bonanza en el cultivo del viñedo fomentó un crecimiento considerable cuya máxima expresión fueron sus numerosos cortijos necesarios para la realización de las faenas propias del cultivo de la vid.

Con la decadencia de la uva de mesa almeriense, se produjo un cambio en el principal cultivo de Nacimiento, diversificándose así el sector primario del municipio. La problemática es de aplicación a otras localidades próximas a Nacimiento y también de otros puntos de la provincia de Almería. Cataluña, en general, y Terrasa, en particular, fue el punto de destino de miles de almerienses que, de esta forma, se convirtieron en inmigrantes. Vecinos de Abrucena, Abla, Adra, Laujar de Andarax, Roquetas de Mar o de Nacimiento hicieron las maletes y emprendieron rumbo a tierras catalanas en busca de pan y trabajo.

Esos abulenses o abderitanos, roqueteros y abruceneros regresan en verano a su pueblo, donde muchos todavía conservan su casa. Se reencuentran con familiares y amigos, y disfrutan de las fiestas populares, superando la distancia kilométrica entre ambos destinos y con la inequívoca voluntad de volver cada verano.

En el caso de los nacimenteros, el número de residentes en Tarrasa, centro de la emigración almeriense, es tan amplio como fiel. Los más mayores han llegado en tren y la gran mayoría en sus coches particulares. Y todos con la misma ilusión del primer año.

El número de censados en Nacimiento al 1 de enero de 2018 fue de 460 personas- 231 hombres y 229 mujeres. El municipio ha perdido población año a año desde 1920 cuando llegó a tener 2443 vecinos. La pirámide de su población está muy envejecida, con 116 vecinos por encima de los 65 años de edad.

Locales y nacimenteros de la diáspora podrán disfrutar del desfile de carrozas, de tracción animal o motor, con temas alegóricos a los usos y costumbres del pueblo, que se celebrará desde las 20:00 horas de hoy y participar en la verbena popular amenizada por la Orquesta Boreal.

Y mañana, día grande, el programa se abrirá con la Santa Misa seguida de la solemne procesión con la talla de San Miguel Arcángel, acompañada por la A.A.M.M. Ex Marí Orta, de Garrucha. Por la tarde. están previstas cucañas, carreras de cintas y partido de fútbol de solteros y casados. antes de la tradicional quema de la zorra en la Plaza del Dr. Muriana, a las 23:00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios