Huércal de Almería

El Ayuntamiento activa el protocolo para combatir la procesionaria

  • Tras la inspección en los parques y zonas públicas se han detectado las primeras orugas

Una de las bolsas instaladas para combatir la procesionaria. Una de las bolsas instaladas para combatir la procesionaria.

Una de las bolsas instaladas para combatir la procesionaria. / d. a.

El Ayuntamiento de Huércal de Almería, cuyo equipo de gobierno está formado por PP-GRINP-VHA, está abordando los trabajos de control de la procesionaria en la localidad. Así, desde la concejalía de Parques y Jardines se ha realizado un diagnóstico de las principales plagas que afectan cada año al arbolado viario siendo la procesionaria del pino, el picudo rojo en las palmeras, los pulgones de ciertos árboles de alineación como jacarandas o tipuanas y las plagas específicas del ficus los principales problemas fitosanitarios que padecen hoy día las zonas verdes del municipio.

En este sentido, el consistorio huercaleño lleva varios años elaborando un plan estratégico de sanidad vegetal según los principios generales de la gestión integrada de plagas basados en el bajo consumo de productos fitosanitarios y dando prioridad a los métodos de control biológico sin riesgos para la salud humana y el medio ambiente.

La normativa de aplicación sobre el uso sostenible de fitosanitarios, que incluye de manera específica las zonas verdes públicas y de recreo, comenzó a aplicarse en Huércal de Almería a principios del año 2.013. Y es que, la localidad huercaleña cuenta con extensas zonas de pinar de pino carrasco (Pinushalepensis) afectado gravemente por la plaga de la procesionaria, responsable de la formación de los típicos bolsones de seda, que supone una seria amenaza para la salud de los ciudadanos debido al carácter fuertemente urticante de su fase larvaria.

En esta línea, el pinar existente en el término municipal de Huércal de Almería de 347 ejemplares, distribuidos irregularmente en todo el municipio, siendo las zonas de mayor densidad y por consiguiente de mayor proliferación de la plaga el barrio de Los Pinos que engloba el 50% de los ejemplares de pinos, coincidiendo también con los ejemplares de mayor porte y longevidad. Otra zona donde pueden manifestarse mayores incidencias es la zona anexa al parque de La Molineta, que agrupa un 30% de la población de pinos del municipio. El resto de ejemplares se encuentran distribuidos de manera irregular en toda la extensión de la localidad, existiendo ejemplares centenarios, que por el volumen de su copa, puede albergar numerosas poblaciones de procesionaria

Para abordar los trabajos de control de esta plaga se ha contado con la empresa especializada Japrotec, cuyo protocolo de actuación está basado en en el control biológico mediante la implantación de una novedosa red de trampeo, eliminación de bolsas y tratamiento mediante bacillusthuringiensis, tanto de las orugas como de las polillas.

Según informan desde Japrotec, el uso de plaguicidas empieza a caer en desuso debido principalmente a su ineficacia, ya que las poblaciones actuales de procesionaria se han hecho resistentes a las principales materias activas autorizadas. Además, estos tratamientos son tremendamente costosos, rompen el equilibrio ecológico por exterminación masiva de sus enemigos naturales, dejan residuos peligrosos para los acuíferos y el medio ambiente y suponen una amenaza para la salud de las personas y sus mascotas.

Por esta razón, la propuesta de Japrotec tiene como objetivo el restablecimiento del equilibrio ecológico. Así, este protocolo de actuación está basado en la recolección manual de los ejemplares avistados y su eliminación mediante cremación.

El alcalde, Ismael Torres, ha señalado que "para el control de la procesionaria es fundamental que nuestros ciudadanos sean conscientes de las características de la plaga y los riegos de la manipulación de las orugas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios