Provincia

Los dos incendios de enero en Almería arrasaron 1.500 campos de fútbol

  • La superficie quemada en Berja y Castro de Filabres alcanza casi 1.100 hectáreas, dos veces el término municipal de Alicún y la mitad que el de Íllar

Así ha quedado parte de la Sierra de Gádor tras el incendio de Castala. Así ha quedado parte de la Sierra de Gádor tras el incendio de Castala.

Así ha quedado parte de la Sierra de Gádor tras el incendio de Castala. / Rafael González (Berja)

Enero ha sido un mes negro para los montes almerienses. Los dos grandes incendios que han tenido lugar a lo largo del pasado mes han supuesto un importante retroceso en términos medioambientales al arrasar con un gran número de hectáreas de pinar, encinar y matorral. Todo un drama ecológico que pone de relieve el exponencial avance del cambio climático en una provincia que es más conocida por el desierto de Tabernas que por su, también, importante masa forestal.

Acudiendo a las cifras, los incendios que tuvieron lugar en Berja y Castro de Filabres devoraron más de 1.000 hectáreas forestales.

Concretamente, el que puso en vilo a la Sierra de Gádor y que se originó en el paraje de Castala, dieron al traste a un total de 591 hectáreas según los últimos datos facilitados por el Plan Infoca.

En el caso del que tuvo lugar en los Filabres en los términos municipales de Castro de Filabres y Olula de Castro, la masa forestal afectada fue de 497 hectáreas, aunque aquí la inmensa mayoría fue de matorral, todo lo contrario que en el de Berja y Enix donde se han visto afectados grandes masas arbóreas de pinar y encinar.

Cifras dramáticas que se incrementaron también gracias a las fuertes rachas de viento que propiciaron la propagación del fuego de manera más virulenta y que supuso en ambos casos todos un reto para los centenares de bomberos y medios terrestres y aéreos del Plan Infoca que se desplegaron para hacerles frente.

Unas casi 1.100 hectáreas, que pueden parecer muchas o pocas, pero que traducidas en campos de fútbol como el de los Juegos Mediterráneos de la capital suponen más de 1.500 recintos deportivos como el citado. Un estadio de fútbol, más o menos, ocupa 0,71 hectáreas.

Si se compara con términos municipales, supondría dos veces el de la localidad de Alicún (que cuenta con 587 hectáreas) o la mitad más o menos de lo que ocupa el de Íllar (con 1.919).

Plan de actuación 

Comparaciones demoledoras que ponen de relieve la brutalidad de dos incendios que han supuesto todo un varapalo para nuestros ecosistemas y que ha llevado a la Junta de Andalucía a hacer el anuncio de que ya trabaja en la reforestación de la toda la zona afectada por el incendio en Castala. Así lo apuntaba esta semana la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, durante la visita a los terrenos afectados.

Acompañada por el alcalde de Berja, José Carlos Lupión, y de Dalías, Francisco Giménez, la consejera ha detallado que en esta zona ZEC ha ardido en total una superficie de arbolado -pinar y encina- de 215,56 hectáreas, otras 374,41 hectáreas de matorral y, de pasto, 21,89 hectáreas, a las que se unen 3,57 hectáreas de suelo urbano.

Crespo desvelaba que el incendio forestal que se extinguió hace 15 días pudo deberse a una “negligencia” de la que la brigada de investigación de incendios forestales (BIIF) del Plan Infoca ya han dado traslado a la Guardia Civil a través de un informe.

En este sentido, la consejera ha pedido “especial precaución” ante el origen de estos incendios, especialmente tras días de vientos “muy fuertes” que han dificultado la extinción de las llamas y ha adelantado que se va a acometer en las próximas semanas una evaluación del terreno “que nos va a permitir poner en marcha un proyecto de restauración ambiental” en la superficie afectada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios