Níjar

La Hermandad del Rosario, de Huebro, en ‘punto muerto’ por la pandemia

  •  Su constitución de forma oficial se encuentra pendiente de la formación de la Junta de Gobierno después de que el Obispado de Almería ha dado su aprobación a los Estatutos

La Hermandad del Rosario, de Huebro, en ‘punto muerto’ por la pandemia La Hermandad del Rosario, de  Huebro, en ‘punto muerto’ por la pandemia

La Hermandad del Rosario, de Huebro, en ‘punto muerto’ por la pandemia

La Hermandad de Nuestra Señora del Rosario, de Huebro se registró el primer asentamiento de Níjar, habrá de esperar para alcanzar la condición de oficial. El Obispado de Almería ha otorgado el visto bueno a sus Estatutos, por lo que goza del placet a efectos canónicos, pero aún falta por constituirse la Junta de Gobierno.

Presentados al Obispado en marzo de 2019, estos Estatutos están inspirados en los que sirven de marco al Obispado Diocesano y recogen la composición de la nueva Hermandad, su Junta de Gobierno, su Hermano Mayor y Camarera Mayor, que se encargará de los enseres de la Virgen del Rosario.

Una junta es el conjunto de los individuos que dirigen los destinos de una hermandad por el tiempo que establezcan sus reglas. Este tiempo es de tres o cuatro años, como ocurre en la mayoría de las corporaciones.

La situación epidemiológica actual y las restricciones derivadas de la pandemia se encuentran en el origen del aplazamiento en la composición de este órgano de gestión y gobierno. La reunión de no mas de cuatro personas se cita como una de las normas de precaución contra la COVID-19 que ha dictado la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Níjar ha suspendido hasta nueva orden la relación de festejos en la treintena de pedanías de la localidad.

El número de miembros de esta Junta de Gobierno será de “una veintena”, según ha señalado José Rodríguez Bonilla, sacerdote titular de la Parroquia de la Anunciación de la Villa de Níjar y administrador de la Parroquia de Huebro desde septiembre de 2014. Esta pedanía cerró 2020 con 28 vecinos censados, entre 14 hombres y 14 mujeres.

Este contingente poblacional crece los fines de semana con la visita de cicloturistas, senderistas y aficionados a la comida casera, en el único bar del pueblo, que agitan su habitual y proverbial tranquilidad. Esta circunstancia obliga a reclutar a fieles de la comunidad cristiana de la Villa y de tras zonas de la comarca para cumplir con este número.

Por Hermandades se entienden las agrupaciones religiosas que comparten principios y un fin común. Los objetivos de la que arrancará en Huebro pasan por “potenciar el culto a la Virgen del Rosario, su cuidado y conservación y todo lo que rodea la imagen” según ha explicado José Rodríguez Bonilla a Diario de Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios