Níjar

El IX Desembarco Pirata de San José inicia la cuenta atrás de sus preparativos

El IX Desemabarco Pirata de San José inicia la cuenta atrás de sus preparativos El IX Desemabarco Pirata de San José inicia la cuenta atrás de sus preparativos

El IX Desemabarco Pirata de San José inicia la cuenta atrás de sus preparativos / Diario de Almeria

El Desembarco Pirata en San José ha entrado en la recta final de su preparación y ensayos La cuenta atrás finaliza el sábado 23 cuando se consumirá la novena entrega de esta fiesta declarada de interés turístico local por el Ayuntamiento de Nijar.

La presente edición será la primera sin Marga Estebaranz, una de las pioneras de esta reposición histórica, quien falleció días después de la representación del año pasado. El Ayuntamiento de Níjar ha reconocido el trabajo de esta mujer y la plaza de San José lleva su nombre desde el 22 de septiembre de 2018 cuando la primera edil nijareña, familiares, amigos y vecinos se reunieron para recordarla.

La recreación de esta historia comenzó como un juego de niños. Marga Estebaranz enterró en la arena de esta playa de San José un cofre del tesoro, al más puro estilo de los piratas, y la misión de los niños era localizarlo siguiendo una serie de pistas. El citado juego dio paso a algo más formal. Un grupo de vecinos comenzó a investigar y a documentarse sobre los asaltos piratas a la costa nijareña en el siglo XVIII.

El Desembarco tomó forma y su imparable crecimiento, con una escenografía, vestuario y guiones más cuidados, le ha convertido en todo un acontecimiento social y turístico, con un poder de convocatoria que es capaz de reunir a miles de espectadores.

La escenificación es, también, todo un ejemplo de compromiso vecinal. Su puesta en escena es el resultado de los ensayos de dos centenares de vecinos quienes interpretan sus respectivos papeles bajo la supervisión y dirección escénica de Alberto Pozzoli y Escuela Teatro y Cine Artenvacio.

Los actores han entregado su tiempo libre a ensayar y han interiorizado el papel de campesinos y nobles, soldados y piratas, que conforman la función sobre la arena de la playa, al son de los tambores y bailes tradicionales, y con el ruido de sables y espadas del enfrentamiento, cuerpo a cuerpo entre los dos bandos.

La historia cuenta un desembarco pirata que, según crónicas tuvo lugar en el siglo XVIII, en la villa de San José. Las visitas de los piratas no eran nada raro por aquella época, ya que elegían este lugar alejado y poco vigilado para reponer agua y víveres. Pero en una de esas incursiones los piratas saquearon el pueblo. Los vecinos, hartos de soportar a los piratas, se rebelaron y luchando contra los invasores. A partir de entonces, Carlos III promulgó el decreto por el que se construyó la batería de torres de vigilancia, desde Cartagena hasta Málaga, para proteger esta parte de la costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios