Níjar

Segundas navidades sin el Belén Viviente del Pozo de los Frailes, en Níjar

  • El cansancio vecinal y la pandemia están detrás del parón de la representación después de 22 ediciones

Segundas navidades sin el Belén Viviente del Pozo de los Frailes, en Níjar Segundas navidades sin el Belén Viviente del Pozo de los Frailes, en Níjar

Segundas navidades sin el Belén Viviente del Pozo de los Frailes, en Níjar

Nijar pasa sus segundas navidades’ sin el Belén Viviente del Pozo de los Frailes, uno de las peculiaridades y atractivos de las navidades del municipio. El año pasado se debió al cansancio vecinal. Ahora, está motivado por la situación epidemiológica reinante.

Esta escenificación ha sido todo un ejemplo de implicación con medio centenar de vecinos en el reparto de papeles, y se convirtió en una cita obligada por muchos durante estas fiestas, La representación incluía a todos los personajes. Desde Herodes hasta los Reyes Magos y pajes reales pasando por molineros, pastores, ángeles; la Virgen María y San José; soldados; lavanderas y por supuesto, el Niño Jesús.

Esta iniciativa se ha mantenido en el tiempo con el compromiso y colaboración de sus vecinos durante nada menos que 22 ediciones y de una forma ininterrumpida hasta el año pasado cuando ya no se celebró y el parón se ha prolongado en este ejercicio por las condiciones sanitarias imperantes.

El consistorio colaboraba con los medios técnicos, de los decorados y voluntarios de Protección Civil. No faltan. No faltaron los villancicos tradicionales, música actual y baile que animaron esta escenificación sorprendente, ante un público que cada año acudía en mayor número. Al finalizar la actuación, los asistentes reciben chocolate caliente.

La representación era toda una demostración de “cómo con la participación vecinal y colaboración de todos pueden conseguirse logros y mantener una iniciativa” llegó a opinar Esperanza Pérez Felices, alcaldesa de Níjar con respecto a esta representación. El Pozo de los Frailes se convertía en un lugar de obligada visita durante las fiestas navideñas.

Esta barriada debe su nombre a que antaño la zona donde se asienta su población pertenecía a los frailes dominicos de Almería. Esta congregación religiosa construyó un pozo para el abastecimiento humano y ganadero , con el fin de facilitar la colonización de las tierras, un propósito difícil en unos tiempos donde la piratería asolaba toda la franja litoral del Parque Natural Cabo de Gata y sus proximidades.Al 1 de Enero de 2019, el Pozo de los Frailes sumó 517 vecinos, 14 habitantes mas que en 2018, y su número de viviendas ascendía a 303.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios