Níjar

El derrumbe del brocal amenaza la estabilidad del Pozo de Torre García

  • Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar y de la Alcazaba reclaman de la Junta una intervención que frene su deterioro

El derrumbe del brocal amenaza la estabilidad del Pozo de Torre García El derrumbe del brocal amenaza la estabilidad del Pozo de Torre García

El derrumbe del brocal amenaza la estabilidad del Pozo de Torre García / Amigos del Parque

La Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, junto con la Asociación Amigos de la Alcazaba de Almería, ha dirigido un escrito a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, para poner en su conocimiento la situación en la que se encuentra el El Pocico, o Pozo de Torre García, y solicitar una actuación urgente para evitar un mayor deterioro de este bien patrimonial, siendo necesario que se realicen obras de restauración y consolidación del brocal.

El Pozo de Las Amoladeras, también conocido como El Pocico o Pozo de Torre García, ha sufrido recientemente un derrumbe parcial en la parte superior del brocal que “ha puesto en serio peligro la estabilidad del resto del pozo y hace necesaria una intervención urgente para evitar un deterioro mayor”, según hace constar la Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata- Níjar, en su página web.

Este pozo forma parte del patrimonio etnológico del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar y está inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la denominación de “Pozo de Torre García” con le numero de código 01040130150.

Como consta en la descripción de este catálogo sobre este bien patrimonial, el pozo se sitúa en la margen derecha de la Rambla de las Amoladeras, prácticamente sobre el lecho, en el último tramo de ésta, ya próximo a la desembocadura. Se trata de un pozo de características muy peculiares, en el que destaca la gran altura de su brocal, de más de cinco metros, que le convierte casi en una pequeña torre.

Este brocal hecho en mampostería está revocado hasta los dos metros de altura, quedando el resto sin revoque. En el brocal hay dos puertas, una en la parte baja de forma similar al resto de los pozos de la zona, y otra situada a tres metros de altura.

“Para esta última puerta, así como para la altura desusada del brocal, no se encuentra una explicación fiable, aunque puede tener relación con la posición del pozo en el lecho de la rambla” recuerda esta asociación conservacionista en su red social.

Su aspecto exterior se debe a que a lo largo del tiempo el agua ha ido erosionando el lecho de la rambla, haciéndolo cada vez sea más bajo. La extracción humana de tierra para usarla como sustrato para agricultura o para la construcción ha sido otro factor que ha coadyuvado a ese estado, que explica la impresionante altura del brocal.

“Quizás la puerta más alta fuera en otro tiempo la única puerta de acceso cuando el lecho de la rambla estaba a esa altura, con el tiempo las avenidas han hecho descender el nivel del lecho de forma que se hizo necesario abrir otra puerta a un nivel más bajo ”comentan.

Algunos autores atribuyen a este pozo un origen romano, “aunque esta datación no ha sido confirmada”, opinan. “Si fuera así, “de este pozo se extraía agua para la factoría romana de salazones situada en Torre García, relativamente cerca del pozo, en la que se producía una salsa de pescado muy apreciada por los romanos, denominada garum, así como salazones de pescado”, añaden desde esta Asociación.

Este pozo abastecía a la guarnición del cuartel de la  Guardia  Civil existente en Torre García. Se cree que estuvo funcionando hasta la década de los 90 del siglo XX y posteriormente quedó en desuso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios