Níjar

El hotel rural en El Ricardillo era “inviable” para la Junta, en 2018

  • “Tendría importantes afecciones ambientales” señaló la Delegación de Almería a Amigos del Parque Natural.

El hotel rural en El Ricardillo era “inviable” para la Junta, en 2019 El hotel rural en El Ricardillo era “inviable” para la Junta, en 2019

El hotel rural en El Ricardillo era “inviable” para la Junta, en 2019 / Diario de Almería

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, a través de su delegación en Almería, sentenció en Julio de 2018 que el proyecto de actuación para hacer un hotel rural con encanto en el Paraje del Ricardillo, cerca del entorno de la Cala de San Pedro, era “totalmente inviable desde el punto de vista ambiental y paisajistico”. Así lo recuerda la Asociación de Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar en su cuenta social de facebook.

“Por su ubicación y características, tendría importantes afecciones ambientales y paisajísticas que en su conjunto serían consideradas como incompatibles a efectos ambientales” respondió la Delegación de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, en Almería, a un escrito presentado por Amigos del Parque Natural Cabo de Gata´-Níjar, el 16 de abril de 2019.

Esta Delegación, según recogía en este mismo escrito, informó al Ayuntamiento de Níjar “que, si a pesar de la a priori escasa compatibilidad de esta actuación, el promotor pretendía continuar con el proyecto de actuación debería presentar la documentación contemplada en el Decreto 356/2010, de 3 de agosto, que regular la autorización ambiental unificada”.

La Junta de Andalucía abrió el pasado 24 de enero un periodo de información pública de este proyecto, por espacio da 30 días, para presentar alegaciones dentro del procedimiento administrativo incoado para determinar si procede o no concederle autorización ambiental unificada.

El proyecto tramitado propone reconstruir un cortijo que se encuentra en ruinas pero cambiando su “ubicación a unos 300 metros” para sortear las restricciones ambientales que rigen en la zonas calificadas como B1 en la normativa de este espacio protegido.

Esta Asociación ya presentó ante el Ayuntamiento de Níjar alegaciones al proyecto de que la finca donde se asientan los restos de un cortijo es zona B1 en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) de Cabo de Gata-Níjar y por tanto, es “incompatible con la construcción de nuevas edificaciones o rehabilitación de las existentes”.

Este colectivo conservacionista alertaba de que el promotor de la actuación no pretende rehabilitar las ruinas existentes en el denominado cortijo ‘El Ricardillo’, “sino construir un edificio de nueva planta en otra ubicación que dice estar en la misma finca pero en otra parcela catastral”, para lo que se acoge al apartado 4.2.11. del Plan de Usos y Gestión del Parque Natural.

La asociación sostiene, sin embargo, que, como las ruinas existentes están en zona B1 y no se pueden rehabilitar “ya que se destina a una actividad económica lucrativa de alojamiento turístico no compatible con los usos y actividades permitidas” en dicha zona, el proyecto no es “viable” de acuerdo al Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) ya que sería necesario que existiesen “restos rehabilitables”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios