Níjar

El promotor del hotel junto a Cala San Pedro plantea cambio de enclave

  • Propone reconstruir un cortijo que está en ruinas pero cambiando su "ubicación a unos 300 metros" para sortear restricciones ambientales

Paraje de Los Ricardillos en Las Negras. Paraje de Los Ricardillos en Las Negras.

Paraje de Los Ricardillos en Las Negras. / DIARIO DE ALMERIA

Comentarios 1

El promotor del hotel rural de dos estrellas en el paraje Los Ricardillos, junto a la cala de San Pedro, en Las Negras, propone reconstruir un cortijo que se encuentra en ruinas pero cambiando su "ubicación a unos 300 metros" para sortear las restricciones ambientales que rigen en la zonas calificadas como B1 en la normativa del parque natural de Cabo de Gata-Níjar.

La localización que propone dentro de la misma finca catrastral según afirma, se sitúa en zona B2, ubicación "mejor ambientalmente" y que le permitiría acogerse al artículo 4.2.11 del Plan de Usos y Gestión (PRUG) del espacio protegido que dice que para construir una nueva edificación en parcelas donde existan restos rehabilitables tiene que demostrarse la inviabilidad de la rehabilitación o proponerse una ubicación alternativa más adecuada desde el punto de vista ambiental.

Argumenta el promotor que el proyecto, sometido a información pública, se acoge también a este artículo porque el cambio de ubicación permite evitar los problemas de olores provenientes de la depuradora de Las Negras debido a la orientación del cortijo en ruinas, porque la edificación en ruinas es anterior a la declaración de parque natural y porque prevé la restauración para que vuelvan a funcionar en su forma y situación original los aljibes, pozos y norias existentes en la parcela.

Cabe recordar que el Plan de Ordenación de Recursos Naturales de Cabo de Gata-Níjar establece que la calificación de B1 es "incompatible con la construcción de nuevas edificaciones o rehabilitación de las existentes", una restricción que no se da en las zonas calificadas como B2. Según se recoge en la memoria del proyecto presentado al Ayuntamiento de Níjar, la actuación consiste en levantar un hotel rural de dos estrellas de nueva planta a unos 300 metros del actual cortijo y con dos alas; el ala este acogería la recepción, el salón cafetería, aseos generales y cuartos de instalaciones y almacenaje mientras que el ala noroeste tendría 11 habitaciones con baño y terraza con vistas que se traducen en 22 unidades.

Contempla el promotor también la construcción de una piscina mientras que la zona para aparcamiento se dispondría en la propia pista de acceso existente. En total, la edificación tendría 500 metros cuadrados, con sótano y planta baja. El plazo estimado de ejecución es de dos años y la inversión, 925.474,51 euros con un cálculo de 15 años para recuperarla.

El proyecto no incluye acometidas ni para abastecimiento de agua ni para la red eléctrica ya que propone servirse de un aljibe existente en una calera y de un grupo electrógeno. Para el alcantarillado, aboga por instalar una depuradora ecológica de oxidación total estanca y por contratar una empresa homologada para la retirada periódica de los residuos que se generen. El promotor sostiene que el hotel cumple el artículo 42 de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía que se refiere a actuaciones de interés publico en terrenos no urbanizables ya que la finca pretende realizar un cambio de uso de la edificación existente, uso residencial de vivienda, a un uso turístico hotelero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios