Roquetas de Mar

Crónica de una plaza abarrotada

  • El coso roquetero volvió a registrar un lleno en sus gradas y tendidos

  • El calor hizo mella nuevamente durante este segundo festejo de la Feria

La plaza de toros registró un lleno absoluto. La plaza de toros registró un lleno absoluto.

La plaza de toros registró un lleno absoluto. / J. García

La Plaza de Toros de Roquetas de Mar registró ayer un lleno absoluto en sus gradas y tendidos, algo ya nada extraño en los últimos años pero sí destacable por el momento que atraviesa actualmente la Fiesta, donde no es nada fácil llenar feudos taurinos como antaño.

Sobre el albero, tres grandes figuras del escalafón como el incombustible David Fandila ‘El Fandi’, que prácticamente es uno más en Almería y, particularmente, en Roquetas; Sebastián Castella, otro de los habituales en las últimas Ferias de Santa Ana; y Cayetano Rivera, que entró por la vía de la sustitución en detrimento del insustituible -al menos actualmente- Roca Rey, quien precisamente ayer dijo adiós a la temporada debido a su reciente lesión.

Por la mañana se rindió homenaje a Miguelico con una plaza en su honor. Por la mañana se rindió homenaje a Miguelico con una plaza en su honor.

Por la mañana se rindió homenaje a Miguelico con una plaza en su honor. / D. A.

Antes de comenzar esta primera corrida de toros del abono se guardó un minuto de silencio en memoria de José Miguel Sánchez Martínez ‘Miguelico’, conserje de la Plaza de Toros de Roquetas desde el año 2006, fallecido hace unos meses. Por la mañana también se le rindió un homenaje, en este caso con una plaza en la plaza que ya lo recordará de por vida. Su imagen, como reconoció el propio alcalde, “ ya comparte espacio con la de Enrique Ponce, Álvaro Domecq y Curro Romero. Amigo, “disfruta desde el cielo de cada Feria de Santa Ana”.

En las gradas de Las Salinas, muchos aficionados venidos desde Granada y desde la provincia para disfrutar con su torero, El Fandi. También estuvo una de sus peñas de Almería.

Durante el festejo, como el día anterior en la novillada en clase práctica, volvió a hacer mella el excesivo calor aunque ello no impidió que todos los aficionados disfrutasen de una gran corrida, con un encierro de Núñez del Cuvillo digno de mención y con la protocolaria merienda para saciar la sed y el hambre. Hoy, más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios