CONFERENCIA

Alertas y soluciones por el agua en Vera y su comarca

  • El doctor Rafael Rodríguez Clemente dio una conferencia de la mano de la Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto Laboral

Conferencia de Rafael Rodríguez Clemente el pasado jueves. Conferencia de Rafael Rodríguez Clemente el pasado jueves.

Conferencia de Rafael Rodríguez Clemente el pasado jueves. / Víctor Visiedo

El reto del agua en el Mediterráneo es uno de nuestros grandes desafíos de los países del Norte y del Sur, que comparten el problema, según el experto Rafael Rodríguez Clemente, Doctor en Geología y profesor emérito de Investigación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). “Porque el agua dulce -dice- es un recurso casa vez más escaso y más afectado por la actividad humana”.

Ante un numeroso auditorio que rompió todos los cálculos de asistencia, Rodríguez Clemente dictó en Vera el pasado jueves la segunda de las dos conferencias programadas por la Asociación de Antiguos Alumnos del que fue Instituto Laboral Fernando El Católico, en el que estudió bachiller en su juventud. Jornadas Culturales que se han celebrado bajo el epígrafe de “Una mirada a nuestra tierra”.

El ponente advirtió de que “se agotan las reservas de agua en determinados países”, aunque evitando ser catastrofista, “porque es posible el desarrollo de una tecnología para el aprovechamiento máximo” del vital elemento. El escenario, aseguró, es de competencia social y económica, y, por lo tanto, política.

El área mediterránea se va transformando en un espacio donde la demanda de agua para diversos fines, sobre todo la agricultura, ha ocasionado una situación donde la oferta no llega a cubrir la demanda. Y puesto que el agua es un bien público, hay que evitar su explotación no controlada. De modo que al ser el agua un factor tremendamente importante, muy candente en lo que es la estructura social de un país, “la solución a este problema no se puede dejar al azar”.

Como ejemplos de concienciación, el profesor se refirió a que “en la cultura musulmana el agua es un bien divino”. Y asimismo señaló que “en determinados períodos de la historia, muchas guerras se han hecho por el agua”. Hizo mención igualmente al modelo español de gestión del agua “que siempre, y ahora, genera conflictos”.

Y del agua, al cambio climático, otro problema latente. “El clima en la tierra siempre está cambiando”. Situación que explicó ilustrándola con gráficas de referencia sobre episodios catastróficos. “Aunque la previsibilidad -advirtió- siempre acaba rompiéndose”.

En lo que se refiere a nuestra provincia, dijo, “el clima de Almería es muy árido; y el problema de la escasez de agua no es estacional, sino constante, estructural”. Lo que conlleva a que no sea sostenible. Y eso querría decir que bajo ninguna premisa o razón deberían hacerse planes inmobiliarios o de otro tipo sin contar con el acceso al agua.

Concretamente Vera y su comarca -sentenció- es un espacio privilegiado, soleado, con clima templado, playas excelentes, humedales salinos, gran patrimonio natural y cultural, pero con un modelo de desarrollo cortoplacista que no ha considerado los factores limitantes que hay que abordar para garantizar la sostenibilidad a largo plazo, especialmente la gestión del agua y los efectos del cambio climático sobre la zona.

Y terminó con una llamada a la esperanza de futuro, basada en la buena identificación de activos reales y potenciales y su sostenibilidad buscando un modelo de desarrollo complementario al turismo y servicios asociados, plantear una agricultura moderna y aprovechamiento de la energía solar, entre otros recursos accesibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios