LEVANTE

La Policía de Vera pierde a uno de sus mejores agentes: Azorg

  • Ha sido sacrificado por complicaciones de la leishmaniosis

  • Fue clave en un caso de tráfico de drogas en la inspección de un coche

El agente canino Azorg, de la Policía Local de Vera. El agente canino Azorg, de la Policía Local de Vera.

El agente canino Azorg, de la Policía Local de Vera. / Diario de Almería

Hace dos años, Azorg comenzó a patrullar las calles y parques de Vera para acabar con el consumo de estupefacientes. Siempre junto a Bartolomé López, el agente de la Policía Local con el que ya había creado un vínculo especial. Este cruce de pastor alemán y belga malinois era uno de los perros con los que comenzaba su andadura la Unidad Canina K9, en mayo de 2017.

Según sus adiestradores, Azorg era un perro con unas cualidades fabulosas. Dentro de los detectores de drogas, él era especialmente bueno en la inspección de vehículos y de personas, incluso en niños pequeños.

Con tan solo cinco años de edad, el agente canino tuvo que ser sacrificado hace unas semanas por serias complicaciones en los riñones a causa de la leishmaniosis. “Es una pérdida muy importante”, asegura Ginés Ortega, su propietario. No solo por sus cualidades —un perro de estas características puede costar entre 8.000 y 12.000 euros—, sino por los vínculos sentimentales que se crean con el animal, aunque sea en este caso una herramienta de trabajo.

Azorg llegó a Vera con 14 meses, procedente de Barcelona. Fue entrenado en el Centro de Adiestramiento Zadhir de Luna, de la mano de la adiestradora Paqui Ortega. “Era un perro muy constante, no se cansaba de trabajar. Hay otros que en 3 o 4 búsquedas se apagan, pero él podía estar hasta una hora inspeccionando coches sin parar”, explica el policía Bartolomé López.

En pocos meses, este can se convirtió en la pesadilla de los porreros que campaban a sus anchas por las zonas públicas. “Al principio siempre que se hacían actuaciones sorprendíamos a gente con sustancias, pero ahora se ha reducido mucho el consumo en las calles”, aseguran desde la Policía Local. Y es que se ha notado el efecto disuasorio de la unidad canina.

Pero sin lugar a dudas, la actuación más recordada de Azorg fue hace apenas unos meses, a finales de marzo. Durante un control rutinario a vehículos en la zona de la costa veratense, el agente de cuatro patas logró detectar cuatro tabletas de hachís de unos 400 gramos escondidas entre el asiento del copiloto y el pasillo. Una cantidad bastante importante por la que fue detenido el conductor por presunto tráfico de drogas.

El fallecimiento de Azorg ha sido un duro golpe para la unidad. Y es que la enfermedad dio la cara de repente, ya en una fase avanzada. La unión entre agentes y perros es muy fuerte, pues trabajan con ellos casi a diario. Además, dedican parte de su tiempo libre para entrenar con ellos e ir perfeccionando sus cualidades. “Se les coge mucho cariño”, cuenta el agente López. Por ello, no dudaron en estar presentes en los últimos instantes de vida del can. Murió abrazado a su adiestradora.

La unidad canina de Vera está formada por dos guías, Bartolomé López y Fran Úbeda, y un oficial, Andrés Magaña. Cuentan con cinco perros, entre detección e intervención. Su actividad se centra en la prevención del consumo de drogas en las zonas públicas, como parques, plazas, proximidades de centros escolares o en el paseo marítimo. También realizan controles en vehículos y personas. Por otro lado, actúan en eventos de gran afluencia de público, como fiestas patronales o conciertos.

Además, realizan una importante labor educativa, ya que hacen exhibiciones en colegios, institutos y numerosas actividades formativas para profesionales del sector.

Ahora, Bartolomé ya tiene un nuevo compañero de trabajo. Un cachorro que está entrenando para llegar a ser tan bueno como lo fue su antecesor. Y aunque lo consiga, lo que jamás logrará es ocupar el hueco que Azorg ha dejado en el corazón de todos los que han compartido con él estos años. Una gran pérdida.

Un parque canino con su nombre 

Placa que lucirá el parque canino de la Rambla. Placa que lucirá el parque canino de la Rambla.

Placa que lucirá el parque canino de la Rambla. / Diario de Almería

El Ayuntamiento de Vera homenajeará al fallecido agente canino. La Concejalía de Servicios Públicos está ultimando la construcción de un parque de agility para el entrenamiento y esparcimiento de los perros. Estará ubicado al final del Parque de la Rambla, cerca del recinto ferial de El Palmeral, y contará con diferentes columpios. “Las instalaciones se llamarán Parque Can Azorg y habrá una placa con una fotografía suya”, explica la edil del área, Francisca García. Será una instalación vallada, con un horario establecido, donde mascotas y dueños podrán hacer deporte. Se espera que abra esta misma semana.

El Agility es un deporte para perros y personas que consiste en guiar al perro para que recorra un circuito lleno de obstaculos, en el menor tiempo posible, con la mayor precision y con el minimo numero de errores o faltas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios