ANDALUCÍA EN LA EXPOSICIÓN DE ZARAGOZA

Ayer y hoy de las Expo de Sevilla

  • Un libro presentado en la Expoagua recrea las muestras del 29 y del 92. La primera tuvo 800.000 visitantes en trece meses y la segunda 17 millones en seis meses

En el pasado mes de mayo visitaron Sevilla dos veces el artista Marin Kasimir y su ayudante Anass Bakkali. Buscaban imágenes de archivo o postales de las exposiciones internacionales del 29 y el 92. También hicieron cientos de fotos de los pabellones de entonces y sus alrededores actuales. En esta página se muestran algunas de las recreaciones que aparecen en un libro que se ha presentado esta semana en la Expo de Zaragoza.  La fascinación por los paisajes del 29 y del 92, la combinación de lo antiguo y lo moderno, pasando del blanco y negro al color nos parece tan atractiva y sugerente que le hemos dedicado las páginas centrales de nuestro suplemento dominical.

La exposición del 29 estuvo dedicada a la agricultura, la industria, el comercio y la cultura. Hubo ocho pabellones oficiales, doce regionales, siete de las otras provincias andaluzas, trece de estados extranjeros y 47 comerciales. Mientras toda Europa estaba fascinada con el Art Nouveau y el optimismo modernista, en España se instaló un movimiento artístico y literario de profunda crítica social, imbuido de un cierto pesimismo. En los años 20, los grandes artistas europeos se consagran al Art decó, al tiempo que en Andalucía se practica un pujante arte regionalista. En Sevilla arquitectos como Aníbal González o Juan Talavera proyectan edificios de clara influencia historicista o inspirados en el pasado árabe para la Exposición Iberoamericana. Hasta tal punto tienen éxito que 33 años después, cuando se rodó la película Lawrence de Arabia, sus construcciones simularon ser El Cairo, Jerusalén o Damasco.

El presupuesto inicial suena modesto: 80 millones de pesetas, que hoy al cambio no llegarían a medio millón de euros. Las grandes obras revitalizaron la ciudad y aumentó el turismo: entre el 9 de mayo de 1929 y el 21 de junio de 1930 visitaron la ciudad 800.000 personas, aunque el crack económico del 29 rebajó muchas de las expectativas. 

La segunda gran exposición sevillana, en 1992, que conmemoró el quinto centenario del descubrimiento de América, tuvo un presupuesto inicial mucho mayor que la anterior, 183.000 millones de pesetas, 1.100 millones de euros. Hubo 112 pabellones de países extranjeros, 23 de organismos internacionales, 17 comunidades autónomas españolas y seis de empresas. Entre el 20 de abril y el 12 de octubre tuvo 17 millones de visitantes y 43 millones de visitas. Su arquitectura fue mucho más variada, libre y moderna.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios