Inmunidad de pacientes Covid Nuevas evidencias sobre la duración de la inmunidad tras pasar el Covid

  • Los últimos estudios apuntan a que la memoria inmunitaria en pacientes con Covid–19 es sólida y duradera al menos, a los 8 meses

  • Expertos del CSIC aclaran que aun es pronto para hacer predicciones a largo plazo

Los estudios indican que la inmunidad duradera es más que una posibilidad en la mayoría de pacientes. Los estudios indican que la inmunidad duradera es más que una posibilidad en la mayoría de pacientes.

Los estudios indican que la inmunidad duradera es más que una posibilidad en la mayoría de pacientes. / Marco Ottico / EFE (Milan)

Deiz meses después del inicio de la pandemia todavía quedan muchísimos aspectos importantes por desvelar sobre cómo actúa el virus, la enfermedad que provoca y qué alcance tiene la inmunidad que presentan quienes ya han pasado la infección. Esa semana, una investigación liderada por expertos de La Jolla Institute for Immunology, Estados Unidos, ha publicado en Science sus resultados sobre la duración de la inmunidad. Su trabajo ha estudiado las respuestas de anticuerpos y células inmunitarias en 188 hombres y mujeres que se recuperaron de la Covid-19. La mayoría había tenido síntomas leves, aunque el 7 % fue hospitalizado.

Según recoge la plataforma SINC, los resultados apuntan una respuesta inmunitaria de estos pacientes al virus –en todos los tipos de células estudiadas– medible hasta 8 meses después de la aparición de los síntomas. “La inmunidad duradera contra una segunda infección por covid–19 es una posibilidad en la mayoría de los individuos”, apuntan los autores.

Si bien los autores advierten que “no se pueden sacar conclusiones directas porque los mecanismos de inmunidad protectora contra el SARS–CoV–2 aún no están definidos en los seres humanos”. Es más, dicha inmunidad varía drásticamente de una persona a otra. Aunque son necesarios más estudios al respecto, subrayan que sí se pueden hacer varias “interpretaciones razonables” de su estudio, entre ellas cómo los compartimentos de memoria inmunitaria en reposo pueden contribuir “de manera significativa a la inmunidad contra la neumonía o la covid-19 secundaria grave”, concluyen los autores.

Los investigadores rastrearon anticuerpos, células B (que producen más anticuerpos) y dos tipos de células T (que matan a las células infectadas). Los anticuerpos, incluidos aquellos frente a la proteína spike o S, solo mostraron disminuciones modestas a los seis u ocho meses de la aparición de los síntomas.

Las células T, por su parte, apenas tuvieron un ligero declive en el cuerpo, mientras que las células B que reconocieron las características del virus SARS–CoV–2 crecieron en número en algunos casos, según los expertos. Recientemente, otra investigación llevada a cabo a través de 21.000 sanitarios de hospitales británicos ha revelado el tiempo que duraría la inmunidad de la Covid–19: se registra un promedio del 83% de protección durante mínimo 5 meses, pero pueden reinfectarse y seguir transmitiendo el virus según este estudio dirigido por Public Health England.

El pasado sábado, la inmunóloga del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB–CSIC) María Montoya, explicaba a Efe que “en estos meses hemos avanzado bastante en el conocimiento de la inmunidad frente al SARS-CoV-2, pero no lo suficiente como para hacer predicciones. Queda mucho por explorar”. De momento, la ciencia ya sabe qué papel desempeñan algunos de los actores involucrados en la inmunidad, cómo los anticuerpos o las células que destruyen a las células infectadas por el virus, pero falta saber “cuál es la implicación de cada uno de estos componentes en la eliminación de la infección y en la protección a largo plazo”, advierte María Montoya a Efe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios