Comunicado - Save the Children

La infancia, prioritaria en la crisis del COVID-19

  • Por Javier Cuenca, director de Save the Children en Andalucía

La infancia, prioritaria en la crisis del COVID-19 La infancia, prioritaria en la crisis del COVID-19

La infancia, prioritaria en la crisis del COVID-19

El pasado 14 de marzo el gobierno de España declaró el Estado de Alarma para hacer frente a la emergencia global del Coronavirus, una medida inédita en nuestra democracia. El confinamiento en nuestros domicilios, la creación del mando único, la intervención del Estado de ciertos recursos privados y la situación de agravamiento diario de esta crisis han sumido a nuestra sociedad en un estado absolutamente inesperado.

Una sensación intermitente de irrealidad se ha apoderado de muchos de nosotros. Temores de racionamiento y desabastecimiento de suministros básicos han pasado por nuestra mente. Y de fondo, la pandemia, la curva ascendente, los partes diarios, los aplausos al esfuerzo y al trabajo del personal sanitario y del resto de profesionales del sector público y privado que aseguran los servicios básicos para la ciudadanía.

La gravísima situación de salud pública está recrudeciendo una realidad preexistente, la de la infancia en situación de pobreza. Save the Children conoce las emergencias y cómo las personas de menos recursos son las más duramente golpeadas, durante y en el contexto post-emergencia. Nuestra preocupación y esfuerzo en estos días se dirige a asegurar que no caigan a un abismo sin red de seguridad. Familias sin empleo o con empleos precarios, monomarentales, hogares con problemas de habitabilidad y brecha digital son las que más nos preocupan por todas las carencias que están sufriendo.

En los últimos días hemos realizado una encuesta a más de dos mil familias para conocer de primera mano cómo es la situación que están viviendo en sus hogares. Según nuestros datos, la mitad se ha visto afectada laboralmente, 1 de cada 4 afirma que los niveles de estrés y dificultades de convivencia han aumentado, mientras que las madres son el colectivo que más está sufriendo la pérdida de sus trabajos y asumiendo una carga laboral doméstica mucho más alta que anteriormente.

Por ello, hemos puesto en marcha la intervención "A tu Lado", facilitándoles a las familias que más lo necesitan dispositivos y materiales educativos, alimentación, atención psicológica y recursos de crianza y relaciones positivas.

En paralelo, nos hemos puesto a disposición del gobierno andaluz para cooperar en cualquier cuestión necesaria y le hemos recordado que es en estos momentos cuando la lealtad institucional es un valor primordial para superar conjuntamente esta emergencia. También lo es priorizar medidas sociales de apoyo a las familias más vulnerables.

Conscientes de la emergencia sanitaria que enfrentamos, la Junta de Andalucía no puede descuidar el derecho a la alimentación. El Programa de Garantía Alimentaria se debe ampliar. Las 18.000 ayudas que se mantienen mientras los colegios están cerrados tienen que llegar a los 213.460 niños y niñas que viven con carencias materiales severas en Andalucía.

Es crítico facilitar la enseñanza a distancia para todo el alumnado, garantizando que los que no puedan seguir las enseñanzas on-line cuenten con apoyo digital o físico de la administración.

Es urgente asegurar unos ingresos mínimos. Siendo positivo el anuncio de crear medidas en los próximos tres meses para atender a los trabajadores más vulnerables, no podemos esperar tanto. Deben producirse de manera urgente e incluir la atención al sector informal que puede verse excluido. Hay que ampliar la cobertura y partidas destinadas a la Renta Mínima de Inserción dado el incremento de familias que la necesitan para gastos básicos de supervivencia.

Para asegurar la buena salud mental y bienestar, se debe crear una línea de atención psicológica para las familias y niños que lo deseen y continuar a distancia con la atención que ya existiera desde los recursos públicos.

Desde Save the Children nos preocupa el incremento de las situaciones de violencia contra la infancia, dado que el confinamiento aumenta las situaciones de estrés. Es una buena noticia mantener el teléfono de Atención contra el Maltrato Infantil, pero el gobierno andaluz debe impulsar la asistencia psicológica y ofrecer herramientas para prevenir la violencia, el estrés y la ansiedad.

Los Centros de Protección de Menores deben asegurar la continuidad de la educación a través de enseñanza online o material físico, así como procurar el bienestar y ocio de los niños. La infancia migrante no acompañada debe recibir información y asesoramiento en un idioma y forma que puedan entender.

Nadie duda que el primer objetivo es superar la pandemia y eliminar el virus, pero no podemos dejar de atender las situaciones de extrema vulnerabilidad social. Hay que quedarse en casa, pero también asegurar que todos lo hagamos en la situación más justa y equitativa posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios