Mente sana

Tendencias a la depresión marcadas por la inmediatez y el consumismo

  • El psiquiatra Rafael Blánquez analiza cómo la escasa tolerancia a la espera y a la frustración favorecen la depresión

Rafael Blánquez, del Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga. Rafael Blánquez, del Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga.

Rafael Blánquez, del Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga. / M.G.

La sociedad de la inmediatez, la gratuidad y la satisfacción instantánea es un perfecto caldo de cultivo para que siga incrementándose el número de personas que padecen depresión. Esta es una de las conclusiones a las que llega el psiquiatra del Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga, Rafael Blánquez, que ha impartido una charla acerca de la melancolía para el personal sanitario que trabaja en salud mental.

Existen depresiones endógenas, es decir, la que no tienen causalidad externas; y las reactivas o causadas por factores como las vivencias, problemas adaptativos a la propia vida, problemas amorosos, entorno hostil, etc. Las más frecuentes son estas últimas, las que tienen que ver con el ambiente, con la pérdida del sentido de la lucha diaria, ausencia de amor, aburrimiento cotidiano, problemas económicos, o de salud, cambios en la adolescencia, etc. Es ahí donde las características de la sociedad actual, según Blánquez, inciden aún más negativamente en la pérdida de ese sentido.

Así, afirma que “hoy, la sociedad promueve el hedonismo, la búsqueda del divertimento y el placer rápido, nos vende la idea de que no existen los límites, es decir: si no le gusta algo, cámbielo a su gusto previo pago de su importe. Sin embargo, esa misma sociedad no nos propone un trabajo interior, no nos ofrece tiempo para la búsqueda de lo trascendental, para, acaso, buscar el sentido de nuestras propias vidas. Y esto nos hace vulnerables frente a situaciones adversas, anula la resiliencia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios