SEMANA SANTA

Música y palmas para recibir a la Borriquita en Vera

  • Decenas de niños vestidos de hebreos acompañan a Jesús en su entrada triunfal para dar comienzo a la Semana de Pasión

Como cada año, la Semana Santa veratense comenzó oficialmente con la bendición de las palmas previa a la procesión de la Borriquita por las calles del centro. A eso de las 11:30, bajo un sol casi veraniego, los vecinos se dieron cita en la Plaza Mayor para acompañar a la imagen de Jesús en su entrada triunfante a Jerusalén, del Grupo San Cleofás, trono sobre ruedas.

La iglesia parroquial de la Encarnación se llenaba de fieles para escuchar la palabra de Dios en boca del sacerdote Carlos María Fortes. Tal fue la afluencia de gente que en sus puertas, tanto la de la Plaza Mayor como la de calle Villar, que decenas de personas debían tenían que seguir la misa desde fuera, con las palmas en las manos esperando el inicio de la procesión.

La Borriquita en su salida desde la Plaza Mayor de Vera. La Borriquita en su salida desde la Plaza Mayor de Vera.

La Borriquita en su salida desde la Plaza Mayor de Vera. / V. Visiedo P.

En la Plaza Mayor, la Borriquita esperaba, paciente, su momento. Una vez al año sale a las calles para anunciar la llegada del Salvador. Y así, pasada la una de la tarde, se puso en marcha.

Abría el desfile la bandera del Grupo San Cleofás seguida por la Banda de Música de Bédar-Los Gallardos y varias decenas de niños vestidos de hebreos con palmas preciosamente decoradas, a mayoría de ellas elaboradas por artesanos veratenses.

Tras ellos, dos perfectas hileras de vecinos a ambos lados de la calle, subían desde la Plaza Mayor hacia calle Angustias, para adentrarse luego en Alfredo Almunia.

La edil Francisca García Carretero portaba el pendón que preside la procesión, flanqueada por el secretario del Ayuntamiento, Pedro López, y el jefe de la Policía Local, Andrés Sánchez. Tras ellos, el resto de concejales del Consistorio, con el alcalde Félix López a la cabeza y el párroco junto a la pregonera de la Semana Santa veratense, Jerónima Caparrós.

El alcalde y la concejal de Cultura presiden la procesión. El alcalde y  la concejal de Cultura presiden la procesión.

El alcalde y la concejal de Cultura presiden la procesión. / V. VIsiedo P.

Cerraba la procesión, la Banda Municipal de Música de Vera, dirigida por Juan Francisco Soler, para tocar las marchas que siempre acompañan a la Borriquita.

Como reza la guía editada por la Agrupación de Cofradías y Hermandades, el Domingo de Ramos Vera se convierte en una pequeña Jerusalén y abre sus portones para recibir al Salvador. ¡Siempre tan noble y tal leal a Cristo, Vera lo recibe entre palmas y vítores! Un domingo alegre donde los haya, que los niños disfrutan y los padres reciben con ilusión renovada de verlos desfilar con sus decoradas palmas.

Como dijo Cristo:“dejad que los niños se acerquen a mí”. Así lo hacen cada año los jóvenes veratenses que despiertan a su fe y devoción por la Semana Santa veratense, tan arraigada históricamente, y que probablemente con el paso de los años acaben formando parte de alguna de sus hermandades para asegurar una tradición que, lejos de menguar, cada año crece.

Los niños vestidos de hebreo con las palmas en la procesión del Domingo de Ramos. Los niños vestidos de hebreo con las palmas en la procesión del Domingo de Ramos.

Los niños vestidos de hebreo con las palmas en la procesión del Domingo de Ramos. / V. Visiedo P.

El Lunes Santo tiene cuatro citas: a las 10 de la mañana la Santa Misa; a las 18:00 las confesiones de los jóvenes de la Hermandad de la Virgen de los Perdones; a las 19:30 el pregón cofrade en San Antón a cargo del doctor Diego Ramírez Soler; y a las 20:30 la inauguración de la exposición de imágenes marianas ‘Devotio Mariae’, en el convento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios