SEMANA SANTA DE ALMERÍA

Viernes Santo, Viernes de Entierro

  • Por segundo día consecutivo la lluvia volvió a permitir que la jornada transcurriera sin problemas

El palio de cajón de Nuestra Señora de los Dolores en plaza de San Pedro / ALEJANDRO VALVERDE MIRANDA

Comentarios 0
Imágenes de la Procesión del Entierro, Viernes Santo. Semana Santa Almería 2019 Imágenes de la Procesión del Entierro, Viernes Santo. Semana Santa Almería 2019

Imágenes de la Procesión del Entierro, Viernes Santo. Semana Santa Almería 2019 / JAVIER ALONSO (ALMERÍA)

Se abrían las puertas de la Parroquia de San Pedro y, entre el silencio, se escuchaba el tintineo que invitaba a los cofrades al recogimiento del Santo Entierro. Habían pasado unos minutos las 6 de la tarde y el sol acudió a la cita que en ese momento apretaba en una abarrotada Plaza de Urrutia. Este año, se notaba más afluencia de público en las aceras. Quizás sea que el tiempo no acompañaba en otras provincias, quizás le estemos dando una oportunidad más a estos últimos días. Arrancaba así un Viernes Santo, que al igual que la jornada de ayer, invitaba a mirar al cielo, pero con halagüeñas predicciones meteorológicas a lo largo de la tarde noche.

Algo menos de medio centenar de nazarenos enlutados precedían a lo sones de Capilla Musical Sacra Redemptio de Almería, que acompañaba al Santo Sepulcro. La urna, obra de Nicolás Prados y portada por 60 hombres y mujeres a las órdenes de Antonio Jesús Gálvez, ya iba camino de la Catedral de Almería para recibir las bendiciones del Obispo. Unos minutos después, el palio de cajón de Nuestra Señora de los Dolores cruzaba el dintel de la puerta lateral de San Pedro. El tempranero Entierro ya estaba en la calle.

La Plaza de la Catedral, menos concurrida que otros días, veía como el cortejo llegaba pasadas las 7 de la tarde a las puertas que diseñara Juan de Orea. Dentro del templo catedralicio, parte de todos los estamentos de nuestra sociedad esperaban la estación de penitencia que se realiza en su interior.Terminados los cultos al Cristo Yacente, volvía a la calle el cortejo. A él, ya se habían sumado numerosos representantes políticos. Lo hacía el alcalde la Almería Ramón Fernández-Pacheco, el senador y antiguo alcalde de la ciudad Luis Rogelio Rodríguez-Comendador o el diputado por Almería Rafael Hernando Fraile. Además de algunos miembros más de la corporación municipal, también se unía al cortejo el presidente de la Diputación Javier A. García y autoridades militares. El Obispo de la ciudad, Adolfo González Montes encabezaba el cabildo catedralicio en la hermandad oficial de la Semana Santa de Almería.

Llegaba la hermandad puntual a la esquina de General Tamayo con Paseo de Almería para pedir la venia en Carrera Oficial. La primera ‘levantá’ en el tramo oficial fue a cargo del alcalde de la ciudad y el féretro escoltado por la policía local de Almería vestidos de gala, ya recorría los últimos metros de su 2019. La Dolorosa bajo palio reviraba y encaraba la subida al Paseo. Una espontánea a a pie de calle y en los primeros metros de la Carrera Oficial, ofrecía una saeta a Nuestra Señora de los Dolores.La hermandad del Santo Entierro, otra de las que está intervenido por una gestora al mando de José Antonio Esteban, llegaba a las puertas de casa.

Cuando el frío ya se hacía presente y recién caída la noche, San Pedro se abría y entraba la cruz de guía. El Santo Sepulcro, con dificultad por sus dimensiones, maniobraba para poder entrar en la parroquia. Poco después, encaraba el palio la puerta por la calle Ricardos. Esperaban los hombres de Javi Barranco que redujeran el tamaño de los zancos del paso para bajar la altura de la mesa y salvar el dintel de la puerta. La Banda Municipal de Almería interpretaba el Himno Nacional y se apagaba el tintineo del Santo Entierro.

A la espera de la resurrección, la semana mayor se acaba. Por delante un año de duro trabajo para la hermandad del Santo Entierro en busca del impulso que se pretendió dar a la hermandad con el nombramiento de la junta gestora. Esperamos que este modelo de gestión no siga creciendo al ritmo que lo hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios