Sociedad

España retrocede siete puestos en el ranking mundial de igualdad en tan sólo un año

  • La ONU recomienda estrategias culturales orientadas al desarrollo e integridad de la mujer

Comentarios 1

España ha caído siete puestos en el Indice de Disparidad entre Género del Foro Económico Mundial (FEM), al pasar de puesto 10 al 17 en sólo un año, fundamentalmente por la brecha salarial entre hombres y mujeres a igual puesto de trabajo y el porcentaje de mujeres en altos cargos. Sin embargo, el informe reconoce que "España es uno de los que mejor desempeño tiene, al ocupar el sexto lugar en esa variable específica".

De los 128 países analizados en 2007 y 2008, más del 75% han mejorado sus resultados generales, sugiriendo un progreso global hacia la igualdad entre los hombres y las mujeres. Como es habitual, los países nórdicos lideran la lista y siguen a la cabeza en asuntos como bajas por maternidad y paternidad, subsidios del Estado para cuidado infantil, altos niveles de educación, trabajo reconocido y remunerado, y acceso a las altas esferas de la política.

Noruega encabeza la lista, seguida de Suecia y Finlandia y en los tres casos han reducido en algo más del 80% la disparidad entre géneros, mientras que el peor país clasificado (Yemen) sólo ha disminuido poco más del 45%. Pero incluso en esos tres países, que se cuentan entre las sociedades más avanzadas, las mujeres sólo tienen el 80% de las oportunidades en comparación con los hombres. Por su parte, Países Bajos (9), Letonia (10), Sri Lanka (12) y Francia (15) han progresado considerablemente.

Muchas de las grandes economías del mundo, según el informe, todavía tienen mucho camino por recorrer: Estados Unidos se clasificó en el lugar 27 y China, a pesar de haber mejorado, quedó en el 57. El Reino Unido (13) y Alemania (11) cayeron en la tabla, lo que significa que sus esfuerzos por cerrar la brecha de género va en reversa.

Por otro lado, Naciones Unidas recomendó ayer a los gobiernos incluir estrategias culturales orientadas al desarrollo y la igualdad de la mujer, así como la promoción de los derechos humanos, si quieren tener éxito en la lucha contra la pobreza. En Ámbitos de convergencia: Cultura, género y derechos humanos", el informe publicado ayer por el Fondo de la ONU para la Población Mundial (Unfpa) se subraya que la cultura es un componente central del desarrollo exitoso de los países pobres y debe ser integrada en sus políticas y programas de desarrollo, así como en la asistencia humanitaria.

Asimismo, se indica que ese tipo de estrategias sensibles a los valores culturales pueden reducir las prácticas nocivas contra la mujer y promover los derechos humanos, como al igualdad de género y la ampliación de los medios de acción de la mujer.

Los expertos que han elaborado ese informe sobre el estado de la población mundial en 2008, el año en que se cumple el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se han basado en el concepto de que el marco internacional de derechos humanos tiene validez universal, ya que se expresan valores comunes a todas las culturas y protegen a los grupos y a los individuos.

El informe indica que las mujeres y las niñas son las tres quintas partes de los mil millones de personas más pobres del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios