DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sociedad

Los delitos que brotan con el coronavirus

  • Llamadas a hogares de ancianos para vaciarles la cuenta, miles de dominios creados para el fraude... la labor de las fuerzas de seguridad en las redes se ha multiplicado

  • @policia, @guardiacivil u @osiseguridad son cuentas de Twitter que cuelgan útiles consejos

Los 'hackers' han girado su punto de mira hacia el sistema informático hospitalario. Los 'hackers' han girado su punto de mira hacia el sistema informático hospitalario.

Los 'hackers' han girado su punto de mira hacia el sistema informático hospitalario. / Gorodenkoff / Getty Images

“Acaban de llamar a mi madre por teléfono del banco, no le han dicho de cuál, un tal Luis, y le ha dicho lo siguiente: “Se acerca la semana del cobro, los mayores no podéis salir de casa y los bancos están cerrados, te lo digo para que me des el pin de la tarjeta porque desde aquí se os envía el dinero a casa…”. Es el inicio de un mensaje de voz que se ha hecho viral entre los grupos de Whatsapp estos días por Sevilla. Alerta de la proliferación de llamadas anónimas de defraudadores en busca de ancianos solos y desprotegidos que piquen en anzuelo. Ora facilitando el pin del banco, ora abriendo la puerta a desconocidos que se ofrecen a llevar la cesta de la compra a casa. Los peligros colaterales del Covid-19.

Una pandemia global, que acabará siendo una bisagra en la historia y que lleva a la raza al extremo, saca lo mejor de la condición humana en forma de gestos solidarios, generosos, benefactores. Pero también exprime lo más abyecto del alma. Y los teletipos no dejan de escupir ominosos titulares. El pasado jueves, saltó uno con una cifra alarmante: “La Policía detecta 12.000 nuevas web sobre coronavirus para cometer delitos”. Lo firma la agencia Efe en Madrid y llegó a la redacción a las 13:06. A esa misma hora, saltó otro teletipo desde Málaga: “Presos y funcionarios graban un vídeo de ánimo frente al virus”. Alfa y omega.

Los siniestros dominios de nuevo cuño desenmascarados por las ciberpatrullas de la Policía están creados, con toda probabilidad, para cometer delitos como fraudes en la compra de falsos productos milagrosos que hacen sanar al positivo. Auténticos timadores de bajísima ralea que dejan en comediantes a los tradicionales vendedores de crecepelo.

Vulnerabilidad psíquica

La escandalosa cifra de 12.000 portales defraudadores la ha desvelado el director adjunto operativo de la Policía Nacional, José Ángel González, en la rueda de prensa diaria del Comité Técnico de Gestión del Coronavirus: “Su verdadera intención es hacerse con los datos personales y bancarios” de gente en situación de manifiesta vulnerabilidad psíquica.

La situación es tan delicada, que la Policía Nacional lanzó el pasado viernes una guía de cinco consejos para evitar ser manipulados por bulos y noticias falsas. Se puede leer en su cuenta oficial de Twitter, @policia. Aconseja una búsqueda rápida en Google para comprobar la fiabilidad de la información en cuestión, contrastar con fuentes oficiales, no confiarse por el hecho de que figure un logo o imagen corporativa, tratar de saber quién es el emisor de la noticia, pues “puede ayudar a saber si es opinión o información objetiva”, y por supuesto no compartir esas informaciones de dudosa veracidad.

Las cuentas oficiales son impagables consejeros en estos tiempos de tanta inseguridad y miedo. La Guardia Civil también está realizando una profusa labor al respecto. Sus tuits en @guardiacivil son un reguero de información valiosísima. “Detectado #phishing a la plataforma Netflix, a través de WhatsApp, bajo la demanda de una suscripción gratuita y utilizando de gancho el #Covid-19. Redirige a una página falsa para robar sus datos personales y/o bancarios. #NoPiques @osiseguridad”, colgaba en Twitter el pasado jueves, por citar un ejemplo.

Vacunas troyanas

Otro consejo sobre pishing de la Benemérita estos días: “Alerta. ¿Has recibido un mail “Vacuna Covid-19: prepare la vacuna en casa para usted y su familia para evitar el Covid-19” adjuntando un fichero comprimido .zip? Si lo abres instalará un troyano que copiará las pulsaciones del teclado cuando conectes con tu banca electrónica”.

Sus recomendaciones también conciernen a la configuración del PC: “Nuevas vulnerabilidades en el SO (sistema operativo) Windows que afectan a todas las versiones. Un ciberdelincuente podría realizar acciones maliciosas. Se recomienda deshabilitar el Panel de vista previa y el Panel de detalles en el Explorador de Windows @osiseguridad”. La cuenta @osiseguridad es la oficial de la Oficina de Seguridad del Internauta, otro punto muy recomendable para resolver dudas.

Ese coto sin vallado que es Internet está hoy más a prueba que nunca ante aquellos hackers sin límite alguno en su escala de abyección. Son los que giraron recientemente su punto de mira hacia el bloqueo de las redes informáticas hospitalarias, con el enorme daño que esa incidencia podría ocasionar hoy: el gran objetivo de las incursiones es llevar a cabo una codificación maliciosa de los datos a los que se accede ilícitamente para pedir un rescate por el desencriptado de la información. Es lo que se denomina ransomware y contra él mantiene la guardia bien alta las ciberpatrullas.

Junto a la lucha troncal contra el maldito virus, se han abierto otros frentes secundarios contra todo tipo de defraudadores en los que aflora el perfil más vil de la condición humana, el mismo que ha emergido en esa caterva que apedreó a las ambulancias con los 27 ancianos con positivo que llegaron a La Línea procedentes de Alcalá del Valle, repugnante reacción contestada luego con una ola de solidaridad vecinal hacia los enfermos. O el mismo de quienes atracan estos días a las farmacias, tan desprotegidas en pleno confinamiento. O el mismo que reflejó, adobado con cierto humor negro, el sujeto que alquilaba su can para aquellos ciudadanos sin mascota ávidos de darse un garbeo. La vida puede ser muy perra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios