Mujeres invisibles (II)

Marni Nixon, la voz que estaba detrás de la estrella

  • La prodigiosa soprano era quien cantaba en lugar de Natalie Wood en 'West Side Story' y de Audrey Hepburn en 'My Fair Lady'

La soprano Marni Nixon La soprano Marni Nixon

La soprano Marni Nixon / EFE

Pues hay que decirlo, Marin Nixon nunca vio su nombre escrito en los títulos de crédito cuando se estrenaban las películas donde había trabajado. Y aunque su labor fue clave en el éxito de importantes musicales de Hollywood en su anterior etapa dorada final, el público no supo de ella. Nixon estaba detrás de la cámara y en el más estricto anonimato.

Porque, como se parodiaba en Cantando bajo la lluvia, nadie podía saber el secreto oculto tras los rostros de Audrey Hepburn, Natalie Wood y Deborah Kerr. Las tres compartían una misma voz, la de Marni, quien se encargó de doblar en el canto a estas actrices en sus escenas estelar.Marni comenzó a prestar su talento musical en películas como Juana de Arco (1948), donde daba voz a los ángeles que oía Ingrid Bergman, y El jardín secreto (1949). También subía el tono a la voz de Marilyn Monroe en Los caballeros las prefieren rubias (1953), mientras cantaba su icónica atracción por los diamantes que ha sido emblema de la recordada diva.

Al acabar estos compromisos Nixon seguía su periplo por los teatros como cantante de ópera, una brillante carrera de la que no podía aprovechar su tirón cinematográfico. Su primer gran encargo fue con El rey y yo (1956). Por contrato los estudios de la Fox le obligaron a guardar silencio sobre su participación en la película, amenazándole con destruir su carrera si rompía el encanto. Pero otros agradecieron su labor, como la propia protagonista del filme, Deborah Kerr. Trabajaron juntas durante semanas para conseguir que el cambio entre sus voces resultara imperceptible.

Sin embargo, la relación entre la soprano y las estrellas del cine no siempre sería tan fácil posteriormente. Tras el rodaje de West Side Story (1961), Natalie Wood, la enamoradiza María, no ocultó su furia cuando descubrió que había sido sustituida en todos los números musicales. Marni Nixon le replicaba con un acento latino y una sincronización perfectos. Después, llevaría la voz cantante en My Fair Lady (1964) eclipsando a Audrey Hepburn, de quien no se conocía tal registro vocal.

Audrey Hepburn en 'My Fair Lady'

Su doblaje fue un secreto a voces y la actriza de origen belga fracasó en su nominación al Oscar frente a Julie Andrews, la que había interpretado en el teatro la obra, y que alzó la estatuilla por Mary Poppins. Fue una sutil venganza contra los productores. Con Andrews aparecería en Sonrisas y lágrimas.

El reconocimiento llegaría a Marni Nixon mucho más tarde, cuando se le reconocieron estos trabajos y participó en otros proyectos por los que recibiría hasta cuatro premios Emmy.

Falleció en 2016 a los 86 años, en Nueva York, tras una apasionante vida en los escenarios y una ingrata labor en Hollywood poco reconocida entre sus coetáneos. Fue llamada “la voz fantasma”, pero ahora sabemos su historia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios