Primera novillada de promoción en La Maestranza Destacan El Primi y Villita

  • El sevillano y el madrileño cortan sendas orejas en la primera novillada de promoción 2018 celebrada en la plaza de toros de la Maestranza

Comentarios 0

Comenzó el XXXIII Ciclo de promoción de nuevos valores de la torería en la plaza de toros de Sevilla con un festejo en el que el sevillano Primitivo López El Primi y el toledano Juan José Villa Villita resultaron los triunfadores, cortando cada uno una oreja en un espectáculo con poco público, agradable temperatura y excesivo metraje -¡casi dos horas y media en un festejo sin picadores!-.

Primitivo López El Primi, de Cañada Rosal y alumno de la Escuela de Sevilla, se las vio con un novillo terciado, con muchos pies y buena condición, ante el que evidenció una actitud irreprochable -lo recibió con una larga cambiada de rodillas a portagayola- y concretó un trasteo con garra, enmarcado en la ligazón, y en el que sobresalió en algunos naturales con calidad. Mató al primer envite y fue premiado con una oreja.

El toledano Juan José Villla Villita, de la Escuela José Cubero Yiyo, con un animal de escaso brío, que se quedaba corto, apuntó buenas maneras tanto en el capote como en un trasteo largo -escuchó un aviso- que cerró con bellos ayudados por alto. Mató de estocada y fue premiado con un apéndice.

El nazareno Fernando Gandullo, de la Escuela de Camas, ante el novillo que abrió plaza, con nobleza, realizó una faena entonada, destacando en una tanda por cada pitón y matando al primer envite.

El sanluqueño Álvaro López -familiar de los matadores de toros Jesús Cardeño y José Franco Cadena-, ante un ejemplar noble y muy flojo, realizó un trasteo académico, con variedad y pasado de metraje, logrando los mejores muletazos en el epílogo. Anduvo mal con los aceros.

El marbellí Alejandro Cano, de la Escuela linense, realizó una faena con altibajos ante un eral sosote, al que mató de estocada desprendida para dar una vuelta al ruedo por su cuenta.

En el cierre, el totanero Jorge Martínez realizó una labor voluntariosa ante el sexto novillo, que se quedaba corto. Mató de pinchazo hondo y dio una vuelta al ruedo por su cuenta con el público abandonando los tendidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios