Toros

La espada de Miranda arrincona dos faenas de valor en Valdemorillo

  • Triunfo de José Garrido con una oreja y primer festejo de la temporada para el torero triguereño

El estoicismo del toreo de David de Miranda reflejado en este estatuario en el comienzo de una faena de muleta El estoicismo del toreo de David de Miranda reflejado en este estatuario en el comienzo de una faena de muleta

El estoicismo del toreo de David de Miranda reflejado en este estatuario en el comienzo de una faena de muleta / Manu (Albacete)

El buen juego de la mayoría de los toros de la divisa de Alcurrucén destacó por encima de la actuación de la terna en la corrida celebrada ayer en la localidad madrileña de Valdemorillo, primera de la temporada española de 2020. A la corrida de Alcurrucén, de aceptable presencia y con disparidad de cuernas, les faltó un punto más de fuerza, pero, aunque con mayor o menor entrega, todos se dejaron hacer por sus matadores, que tuvieron con ellos una actuación muy discreta.

En concreto, destacó especialmente por su calidad el lote del extremeño José Garrido, que, tras una buena estocada, paseó la única oreja concedida, así como los lidiados en primer y último lugar de este primer festejo de la feria de San Blas y la Candelaria que tradicionalmente abre el calendario taurino en Europa.

Juan Ortega: ovación tras aviso y palmas tras aviso. José Garrido: ovación tras aviso y oreja. David de Miranda: ovación y silencio. La plaza se cubrió en algo más de la mitad de su aforo.Sin ser maciza la actuación de ninguno de los espadas hay de decir que todos dejaron su impronta dentro de una tarde que vio triunfar a Garrido, contempló el buen estilo de Ortega y se admiró del estoicismo y valor de Miranda en dos faenas de mucho aguante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios